La izquierda española se reorganiza: propuestas y consideraciones del PCE.

La crisis económica pone en evidencia en España un modelo económico y social superado. El PCE debate las líneas maestras de la reorganización de la izquierda española y sale en defensa de una Izquierda Unida anticapitalista, republicana, alternativa y organizada como movimiento político y social.

El documento aprobado en el Comité Ejecutivo del 13 de septiembre declara la oposición radical de los comunistas a la globalización capitalista y la propuesta de luchar por otro mundo posible. Para ello es necesario organizar y fortalecer un amplio movimiento político y social democrático que agrupe a los ciudadanos y las fuerzas de progreso españolas.
Actualmente asistimos a la mayor ofensiva conservadora y neoliberal de la historia, se intenta someter el poder político a un poder económico fuera de todo control democrático. El sistema capitalista está en bancarrota y debe ser vencido urgentemente para la supervivencia de la civilización. Sus costos ecológicos y sociales son inaceptablemente elevados y la izquierda tiene la obligación de construir una alternativa real. Por lo tanto la existencia de una izquierda auténtica es una necesidad histórica en los inicios del siglo XXI.
Frente a lo manifestado por el Ministro Pedro Solbes, de que la crisis debe ser una oportunidad para reajustar el capitalismo en España, para nosotros la crisis económica, financiera, social, ecológica, alimentaría, energética,… tiene que ser una oportunidad para cambiar el actual modelo económico hacia otro modelo alternativo más sostenible en todos sus aspectos.
Estamos convencidos de que es posible alumbrar un sistema económico nuevo, que no derroche recursos ni perjudique a las personas ni al medio ambiente, alguien dijo que “una chispa puede incendiar toda una llanura” y esa chispa es el acontecimiento. La crisis económica, producto del capitalismo globalizado junto con las propuestas de raíz neoliberal para salir de ella no son sino la constatación de que ni siquiera recetando más de los mismo se atisba ninguna salida; la crisis, la descompensación de las constantes del sistema evidencian el fin de una civilización sin que nadie se atreva a lanzar con toda claridad una línea general de actuación entroncada en unos valores, unas propuestas, un programa y un llamamiento para asumir la tarea colectiva de construir una alternativa.
El acontecimiento actual (de crisis económica, agotamiento del neoliberalismo, desplome de las bolsas, crisis social, ecológica, financiera, etc ) puede dar de repente un giro a la historia, para ello tenemos que ser conscientes que el verdadero poder lo tiene el pueblo, la gente, los ciudadanos, no lo tienen los gobiernos. Por lo tanto, en el contexto actual, el primer compromiso que debemos tomar desde IU es:
1. Informar a la gente. Campañas de información y formación
2. El segundo tomar conciencia de lo que está pasando. Campañas de concienciación y sensibilización.
3. El tercero empoderar a la sociedad y crear redes ciudadanas y sociales para, mediante la movilización ciudadana, presionar al gobierno y a los poderes fácticos de este país a cambiar de rumbo. En este contexto es donde IU debe orientar sus mayores esfuerzos en los próximos años.

IU NO debe ser un partido político más, debe ser un Movimiento Político y Social Organizado, capaz de construir una alternativa aglutinando a las distintas expresiones de la izquierda plural, de hacer las cosas de forma distinta, de articular un discurso rojo, verde, violeta, blanco y de construir, de inventar y de crear un nuevo tipo de sociedad más justa, más libre, más democrática y más sostenible.
IU debe ser una organización política que practique la democracia radical. Y que su soberanía resida en la organización política y tenga la capacidad de revocar a los cargos públicos de IU.
IU debe ser una organización que sus alianzas sociales y políticas estén marcadas por los objetivos políticos, en donde la elaboración colectiva sea el instrumento normal de funcionamiento.
IU debe ser una organización federal, donde se respete la diversidad pero que esta tenga la visión común de la transformación social.
IU debe ser una organización que cumpla la legalidad y ello implica un cumplimiento escrupuloso de los Estatutos, que son las reglas de juego que todos nos hemos dado.
IU es una organización republicana, ya que la Republica es una apuesta por la radicalidad democrática y una propuesta totalmente válida y defendible para la España del siglo XXI.
IU como una organización renovada o refundada, que como prueba de cambio y de comienzo de algo nuevo, la primera fase de la Asamblea procederá a la renovación de al menos el 50% de todos los órganos de dirección, desde la Federal hasta la agrupación básica, y en la segunda fase se procederá a la renovación de otro 25% de lo que anteriormente no se renovó y al porcentaje o casos particulares que se estimen conveniente de los anteriormente renovados, en el mismo sentido debemos dejar claro que los Estatutos deberán fijar los años de duración de los mandatos.
Los que pensamos que esto tiene solución, que esto tiene alternativa, que esto tiene salida, debemos defender la rebeldía y el coraje que plantea el documento que defiende una IU anticapitalista, republicana, alternativa, organizada como Movimiento Político Federal, señalando que este Documento, es el fruto de diversas aportaciones y de un trabajo muy plural, que entre otras aportaciones recoge la parte resolutiva del Documento “No hay tiempo para mas dilaciones”, que se presentó con la voluntad de que sea el documento mayoritariamente asumido por las bases en el debate asambleario, dejando claro que han sido muchos los compañeros / as y plataformas que han participado en su elaboración, por lo que el resultado final debe reflejar toda esta pluralidad, por lo que entendemos que este documento es el que necesita IU y gran parte de la sociedad española que se siente marginada, discriminada, explotada y aislada social y políticamente.

Julio Anguita: El PCE y la izquierda española. Propuestas de trabajo para la refundación de Izquierda Unida

El Comité Ejecutivo del PCE aprueba el 13 de septiembre el documento elaborado por Julio Anguita
Anguita hace un llamamiento a todo el conjunto de IU para que trabaje para la refundación de la organización. Izquierda Unida se reorganiza para hacer frente a la creciente degradación de las condiciones de vida de los asalariados: “En esta hora conceptos como previsión, intervención pública en la economía, primacía de la seguridad en el puesto de trabajo, fiscalidad progresiva, austeridad, salario indirecto y diferido, etc son susceptibles de tener un eco y una aceptación amplia. Y es a la luz de esa convocatoria cuando la refundación de IU tiene sentido. Hoy por hoy la salida de la crisis en la que estamos no es posible si no se aborda desde una operación política que la relance hacia la refundación”.

Documento de trabajo presentado por Julio Anguita. Córdoba 6 de Septiembre del 2008.

A poco más de dos meses de la Conferencia del PCE la coyuntura económica, social. política, ideológica tanto nacional como internacional no es que se agrave sino que se precipita en una espiral de progresión geométrica. La crisis económica, producto del capitalismo globalizado junto con las propuestas de raíz neoliberal para salir de ella no son sino la constatación de que ni siquiera recetando más de los mismo se atisba ninguna salida; la crisis, la descompensación de las constantes del sistema evidencian el fin de una civilización sin que nadie se atreva a lanzar con toda claridad una línea general de actuación entroncada en unos valores, unas propuestas, un programa y un llamamiento para asumir la tarea colectiva de construir una alternativa.
El silencio de los sindicatos no es otra cosa que la expresión de su anomia que sostenida por las dádivas y subvenciones públicas ni siquiera provoca debate, discusión, cuestionamiento o incluso reafirmación; su programa es el silencio connivente. Y cuando algo se agita en ellos lo es por cuestiones de poder y siempre en vísperas congresuales. La izquierda no existe como organización, línea política explicitada, funcionamiento, programa o presencia alternativa más allá de los foros minoritarios o de sectores de las organizaciones. Por donde miremos no hay otra cosa que desolación,
Desde personas, colectivos alternativos y círculos muy minoritarios comienzan a plantearse tímidos pasos para hablar de la creación de una estructura organizativa de carácter internacional ligada a los valores y proyectos programáticos de la izquierda revolucionaria. La conciencia de que una fase del movimiento obrero revolucionario ha terminado está cada vez más extendida.
Desde la conciencia de esta situación general y global pero fundamentalmente desde la evidencia de lo que está pasando en España, la creciente degradación de las condiciones de vida de los asalariados y de los que ya no lo son o todavía siguen serlo, es nuestro deber reflexionar y aceptar el reto que nos lanzan tres preguntas: ¿Qué queremos hacer? ¿Qué vamos a hacer? ¿Cuándo lo vamos a hacer?
Cuando se celebró la Conferencia del Partido estas cuestiones estaban presentes pero en el breve lapso de dos meses se han ido agudizando y ya se nos dice desde el propio Gobierno que esto seguirá empeorando. Y no es que las previsiones gubernamentales tengan ningún viso autoridad en el sentido de decisión o contrapropuesta es que el problema es tan evidente y profundo que nadie se atreve a seguir aventurando quimeras o mensajes edulcorados. Recordemos por otra parte que con la celebración de la Conferencia no se acabó una fase sino que, muy al contrario, nos obligábamos a empezar el debae, la difusión y la organización consecuente con todo ello.
Ante esta situación me aventuro a hacer una serie de consideraciones y propuestas:
1. La historia del PCE nos enseña que siempre hemos crecido e incidido en la realidad social y política cuando hemos asumido la tarea de enfrentarnos a una situación límite con un discurso, una propuesta y una predisposición a organizar lo nuevo desde la base de una convocatoria a un gran espectro social.
2. La mayoría de la sociedad española con todas sus contradicciones, alienaciones consumistas, problemas de toda índole y ante un panorama más que incierto necesita esa convocatoria basada en un eje de valores simples, claros, mayoritarios y defendidos con decisión. En esta hora conceptos como previsión, intervención pública en la economía, primacía de la seguridad en el puesto de trabajo, fiscalidad progresiva, austeridad, salario indirecto y diferido, etc son susceptibles de tener un eco y una aceptación amplia.
3. Y es a la luz de esa convocatoria cuando la refundación de IU tiene sentido. Recordemos la creación de IU al aire de Referéndum sobre la OTAN. Quiero decir que hoy por hoy la salida de la crisis en la que estamos no es posible si no se aborda desde una operación política que la relance hacia la refundación; es un proceso en el que la salida política a la actual situación es consecuencia del impulso hacia una respuesta colectiva y organizada.
4. Militantes del PCE, de IU, sindicalistas, intelectuales, ex militantes y nuevas aportaciones personales son los mimbres con los que construir la propuesta. Desde ahí el llamamiento al todo el conjunto de IU para que se apreste a desarrollar los contenidos que aprobamos en la Conferencia tendrá credibilidad y sentido.
5. Se puede hacer una propuesta –eje que creando la alianza fortalezca nuestra visión de IU. La Refundación no es otra cosa que reestructuración para conseguir una respuesta social y política alternativa.
6. Creo que desde ahora mismo el PCE debe:

1º) Redactar un Manifiesto- Llamamiento breve, conciso y con unos ejes programáticos que pongan especial énfasis en los valores que articulan una propuesta alternativa para la crisis.
2º) Poner en marcha una campaña interno-externa de debate en torno a ello incluyendo el documento aprobado en la Conferencia.
3º) Ello implica convocar a las bases de los distintos sectores de IU para que debatan las propuestas y se comprometan a construir la IU que el proyecto necesita.
4º) Esta tarea es preferente a cualquier otra que priorice el acuerdo entre cúpulas sin haber desarrollado antes en todo el PCE y en IU nuestras tesis aprobadas en la Conferencia.
5º) Ya que la Fiesta no ha tenido lugar deberíamos plantearnos un esfuerzo para concentrar en Madrid durante un día dos a la mayor cantidad de activos del PCE y cercanos para impulsar, preparar y organizar discursos, ejes, actuaciones y convocatorias a los sectores sociales y políticos más interesados en plantear un frente alternativo a la crisis.

N.B. Para mayor acercamiento a lo que pretendo decir aconsejo tener presente el artículo que he escrito en Mundo Obrero titulado Glosas impertinentes: http://www.pce.es/mundoobrero/mopl.php?id=988

Paco Frutos: “Defendemos la refundación de IU con los retos con los que nació”

El Comité Ejecutivo del PCE aprobó por unanimidad una resolución sobre el trabajo para la refundación de Izquierda Unida

Secretaría de Comunicación del PCE / 13 sep 08. El Comité Ejecutivo del PCE, reunido esta mañana, ha aprobado por unanimidad el informe político presentado por su Secretario General Paco Frutos, fundamentado en torno al desarrollo de las decisiones políticas de la Conferencia del PCE sobre la crisis económica y su efecto sobre la vida social y la clase trabajadora, y en la necesidad y urgencia de organizar una resistencia para evitar que vuelvan a cargar sobre la clase trabajadora los efectos de la política neoliberal del actual capitalismo.
Paco Frutos incidió también en la necesidad de desenmascarar las causas de la crisis, en explicar y debatir sobre la realidad, buscando alternativas: “Hay que organizar la movilización social contra los que producen las crisis y luego le pasan la factura a la clase trabajadora”. Y esa movilización también servirá para luchar por salir de la crisis a través de un cambio social y político cimentado en la democracia participativa y en la orientación socialista a partir de la planificación democrática”.
Paco Frutos argumentó: “No se puede salir de esta crisis con elementos de corrección sino con un cambio del sistema político y económico, y plasmar ese cambio en un programa político claro y concreto”. Y ese programa se sustenta en puntos irrenunciables para el PCE como son: el empleo fijo y con garantías laborales y sociales plenas para autóctonos e inmigrantes; el derecho real a una vivienda, que descarte la especulación; el mantenimiento, ampliación y reforma del sistema público educativo y sanitario; y el desarrollo de un sistema empresarial público en los sectores estratégicos”
El programa también parte del principio de la renacionalización de la banca, avanzando hacia una banca pública con base en Cajas y bancos.
También es necesaria otra Unión Europea, explica el informe, ya que la actual, nido de neoliberalismo, de injusticia social y de discriminaciones, no sirve y ha demostrado su ineptitud para hacer frente a la crisis.

El Ejecutivo del PCE se solidariza con Cuba
Tras el azote de los últimos terremotos en Cuba, EL PCE convoca a una Jornada de Solidaridad para el próximo día 8 de octubre, fecha del asesinato del Ché, a la vez que hace un llamamiento a los cargos públicos, sindicalistas y trabajadores en general para que aporten un día de su salario a contribuir solidariamente a la reconstrucción de los daños causados tras el paso de los huracanes.