Ensayos inéditos en español de William Morris

Editorial Doble J publica la segunda edición de los Escritos sobre arte, diseño y política del artista británico William Morris, una selección de ensayos y artículos inéditos en español traducida por Juan Ignacio Guijarro, con introducción y notas de Anna Calvera.

A pesar de ser más conocido fuera del mundo anglosajón por su obra literaria y artística, los escritos teóricos de William Morris (Walthamstow, 1834-Londres, 1896) suponen la culminación del debate intelectual del periodo victoriano y anticipan muchos de los temas que habrían de debatirse en la primera mitad del siglo XX, dentro y fuera de las vanguardias históricas. Son, por tanto, una referencia obligada para la comprensión de la cultura europea de finales del XIX.

Empresario, político, filósofo, novelista, diseñador, tipógrafo, poeta y traductor, la obra teórica de William Morris es profundamente honesta, comprometida y muy contemporánea. Como político, denuncia la alienación del trabajador ante la introducción de la máquina en los procesos productivos y defiende apasionadamente la naturaleza frente a los intereses económicos, anticipando muchas de las ideas del socialismo y el ecologismo modernos. Como intelectual, su análisis de la producción de masas y su visión igualitarista del acceso a los productos estéticos lo convierten en uno de los padres de la teoría y la práctica del diseño. Finalmente, como poeta, incluso en medio de complejas argumentaciones sobre estética o política, Morris ofrece de cuando en cuando bellísimas descripciones de idílicos paisajes rurales o melancólicas apologías de civilizaciones perdidas.

Anuncios

Una colección de clásicos de la historia

Editorial Doble J publica simultáneamente siete volúmenes en una nueva colección denominada “Historias”

Incluye una reedición de Guerra de Granada: hecha por el rey Filipe II contra los moriscos de aquel reino, sus rebeldes (c. 1571) de Diego Hurtado de Mendoza, Expedición de Catalanes y Aragoneses contra Turcos y Griegos (1623), de Francisco de Moncada, Reseña verídica de la Revolución filipina (1899) de Emilio Aguinaldo, Locos, enanos, negros y niños palaciegos: Gente de placer que tuvieron los Austrias en la Corte española desde 1563 a 1700 (1939), de José Moreno Villa, Derroteros y Viages a la Ciudad Encantada o de los Césares. Que se creía existiese en la cordillera al sud de Valdivia, editada por Pedro de Angelis (1836), la Vida de Marco Bruto (1644) de Francisco de Quevedo, el Diario histórico de la rebelión y guerra de los pueblos Guaranis situados en la costa oriental del Río Uruguay, del padre Tadeo Henis (1754), el Informe Secreto al XX Congreso del PCUS: Pronunciado En Moscú el 25 de febrero de 1956, en sesión cerrada del XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, 1956 de Nikita Khruschev, una selección de Escritos de Francisco de Miranda y la Autobiografía de Ignacio de Loyola Los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki, (1949) En prensa se encuentran títulos tan sugerentes como el informe sobre el Proyecto Manhattan del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Los Estados Unidos.

Estos textos, agrupados bajo la colección “Historias” aúnan en muchas ocasiones un carácter literario e incluso novelesco a su condición de valiosos documentos historiográficos, convirtiéndolos en lecturas fascinantes de interés para cualquier lector. La Reseña verídica de la Revolución filipina de Emilio Aguinaldo, primer presidente filipino, es un documento clave del anticolonialismo que relata de primera mano los acontecimientos de la guerra de independencia contra España y la ruptura de las hostilidades con Estados Unidos. La edición de Doble J incluye, además, la Declaración de Independencia filipina, un discurso de Aguinaldo ante el Congreso de Malolos y la orden de guerra contra EE.UU. Destaca asimismo la Expedición de catalanes y aragoneses contra turcos y griegos de Francisco de Moncada, extraordinaria exposición de la expedición de catalanes y aragoneses a Grecia y Oriente próximo en 1302, clara, realista y detallada, pero también imaginativa y de gran riqueza literaria, de modo que este libro puede leerse, no sólo como fuente de la historia de España, sino también como apasionante aventura literaria. La famosísima Guerra de Granada hecha por el rey Filipe II contra los moriscos de aquel reino, sus rebeldes de Diego Hurtado de Mendoza narra la rebelión de los moriscos en Granada entre 1568 y 1571. Hurtado de Mendoza, participante en la contienda, relata el episodio a la manera de la mejor tradición clásica, con estilo conciso, ideas profundas, digresiones eruditas, objetividad, incluso críticas a los abusos de su propio bando. Una obra maestra de la historiografía renacentista española a la que acompaña Locos, enanos, negros y niños palaciegos. Gente de placer que tuvieron los Austrias en la Corte española desde 1563 a 1700 del poeta malagueño de la Generación del 27 José Moreno Villa, historia y catálogo de la bufonería cortesana en España durante los siglos XVI y XVII. En el periodo tratado por Moreno Villa, estos personajes proliferan en Madrid y participan de lo más íntimo de la vida de la corte. Además hacían de mensajeros y espías, administraban sátiras y críticas que influían en la opinión pública y eran útiles para el poder de muchos otros modos. La Vida de Marco Bruto, de Francisco de Quevedo, es un texto de algebraico rigor y una elevación de estilo conceptista poco menos que inimitable, que glosa la vida del famoso asesino de César, escrita por Plutarco, y donde, según críticas de la época, el genial autor «une a la lengua española la majestad de la latina, con la hermosura de la griega, para envidia y admiración de las demás.». La antología de relatos y documentos agrupados en Derroteros y Viages a la Ciudad Encantada o de los Césares. Que se creía existiese en la cordillera al sud de Valdivia, de Pedro de Angelis, incluye textos fechados a lo largo del siglo XVIII sobre una población riquísima rodeada de naciones indias hostiles, fundada por españoles que se salvaron de Osorno y demás pueblos destruidos por los araucanos en 1599, o por restos de tripulaciones de navíos naufragados en el Estrecho de Magallanes. En el Diario histórico de la rebelión y guerra de los pueblos Guaranis situados en la costa oriental del Río Uruguay, el padre Tadeo Henis relata la insurrección que siguió a la firma del tratado de de 1750 entre España y Portugal, que debía deslindar sus dominios en América y obligaba a la Compañía de Jesús a ceder sus misiones orientales.

Arte y socialismo en Gran Bretaña: la Universidad de Manchester organiza el congreso Envisioning Utopia: British Art and Socialist Politics, 1870-1900

Se examinarán las visiones utópicas del futuro socialista y el papel de las artes visuales en la formulación y articulaweb publicity imageción de esos ideales políticos

Envisioning Utopia tendrá lugar el 5 y 6 de diciembre en la galería Whitworth de la Universidad de Manchester. Entre los ponentes se encuentran Tim Barringer, catedrático de historia del arte de la Universidad de Yale, Matthew Beaumont profesor del University College de Londres,  Jo Briggs, del Centro de Arte Británico de Yale, Michael Hatt, catedrático de historia del arte de la Universidad de Warwick, Ruth Livesey, del Centro de Estudios Victorianos del Royal Holloway, Universidad de Londres, Sarah Turner, del Instituto Courtauld Institute y Anna Vaninskaya, profesora del King’s College, Universidad de Cambridge.

El congreso coincide con la exposición “Art and Labour’s Cause is One: Walter Crane and Manchester 1880-1915”, abierta hasta septiembre de 2009 con trabajos del artista británico del movimiento Arts and Crafts, presentados por la comisaria Morna O’Neill en el contexto del papel de Crane en el Manchester de finales del siglo XIX y proncipios del XX, cuando la ciudad vivió un ambiente único de florecimiento cultural y compromiso político y social. “Art and Labour’s Cause is One” incluye ilustraciones para libros, caricaturas políticas, diseños de emblemas para las organizaciones socialistas y obras de arte.

Ladran pero no cabalgamos

Julio Anguita. Mundo Obrero. Una ingente cantidad de editorialistas, redactores, tertulianos, analistas reputados de sesudos, showmen de magazines y en general todos aquellos y aquellas que quieren sentar cátedra de fieles alineados con “nuestra democracia”, la Constitución y el “mundo libre”, vierten un día tras otro, las consignas que sus propietarios les marcan en la hoja de ruta del quehacer periodístico cotidiano. Fotos trucadas, silencios mendaces, tergiversaciones clamorosas y artículos de escritores laureados conforman el diario menú con el que se nutren periódicos, revistas, radios y televisiones. Los gobiernos de Cuba, Bolivia, Venezuela, Ecuador, etc constituyen el blanco de sus dicterios en el marco de una referencia descalificatoria más global; el comunismo y las políticas “populistas anti-mercado”.

Y no se trata de análisis más o menos aviesos pero con un mínimo de datos y rigor o de exposiciones que se basen en un trabajo previo (siquiera tendencioso) de investigación, sino de torrentes y torrentes de baba sazonados con zafiedad, estulticia y ausencia total de deontología profesional. Desde todos los puntos cardinales se lanza una permanente descalificación a las ideas comunistas o simplemente de izquierda consecuente. Programas en los que la revolución soviética se equipara al nazismo o al fascismo en todas sus encarnaciones, tergiversaciones o silencios de hechos históricos que podrían demostrar, siquiera con tacañería, aportaciones, realizaciones y logros conseguidos en nombre de otra forma de entender la economía, la política, las relaciones sociales o las preferencias a la hora de redistribuir la riqueza. Es más, cuando las zaheridas víctimas de sus desafueros verbales son ejemplos clamorosos para este mundo occidental nuestro, en la práctica de la democracia hasta extremos no usuales por estos pagos, se les ridiculiza, cuestiona y coloca en la picota.

¿Por qué? ¿Cuántas ojivas nucleares tienen estos países? ¿Están en peligro los niveles consumistas de nuestra sociedad? ¿Son menores los latrocinios de nuestras empresas allí instaladas por ser españolas?¿Qué tiene de malo que se pretenda dignificar y elevar el nivel de vida de todos sus habitantes sin exclusión? ¿No son acaso mandatos imperativos de las Naciones Unidas el conseguir que todos los DDHH se extiendan a toda la población? ¿Pero no habíamos quedado que el comunismo ha fracasado y carece de cualquier posibilidad de renacer?¿Es que Fukuyama no extendió bien el acta de defunción de esta “quimérica idea”? ¿Acaso no han saludado a las organizaciones ,otrora de izquierdas, cuando éstas se bañaban en el Jordán de la “izquierda posible”?¿No es cierto que habéis vencido y la “bendita globalización” avanza en la resolución de las lacerantes diferencias internacionales y sociales?

La cuestión radica en otro sitio. Tras la “derrota del comunismo” las ideas del libre mercado, la competitividad y el crecimiento sostenido darían paso a un mundo libre, sin gastos armamentísticos y de democracia elevada a su máxima expresión. Fue lo que vino en llamarse La Utopía de los años noventa. Incluso dentro de las formaciones comunistas y colectivos de izquierda se instaló el pesimismo, la duda sobre la propia identidad y el éxodo hacia otras formaciones políticas que representaban la izquierda no cutre (Felipe González dixit) y no moderna.

El Liberalismo, libre de sus cargas y rémoras imputadas a la Guerra Fría, podía entonces mostrar al mudo su munificencia, las bondades del credo liberal y el imperio del derecho democrático. La Socialdemocracia o izquierda puesta al día, e incardinada consecuentemente en el mundo de hoy, podía demostrar ahora cómo el Socialismo del Siglo XXI era posible sin tener que soportar la carga política de ser relacionada, ni siquiera de lejos, con los derrotados.

El problema de las guerras de agresión protagonizadas por la OTAN , USA y “el mundo libre” en esa misma década y la siguiente, la aumentada producción de armamentos, las más de cincuenta guerras olvidadas por los medios de comunicación, la corrupción instalada en los entresijos del Estado, la amoralidad de los negocios rápidos y rapaces postulada como la nueva frontera de la Modernidad por ministros como Solchaga, la entrada a saco en los bienes y fondos públicos, el crimen de Estado, etc mostraban que el problema era otro; estaba en ellos y en su sistema.

La mayor crisis conocida: económico-financiera, energética y alimentaria, el crac permanente de las instituciones crediticias del Imperio y su incidencia en el resto del mundo, el desmontaje del Estado del Bienestar, allí donde lo hubo, junto con el crecimiento exponencial de las diferencias de todo tipo, han dejado a los sacerdotes de la nueva religión anonadados, estupefactos y confundidos. Ni siquiera las medidas que en otros tiempos funcionaban se muestran incapaces; los fondos públicos a esquilmar no son ilimitados; la libertad de mercado es hollada en nombre del intervencionismo estatal a fin de salvar a los poderosos; los países dependientes en vías de desarrollo protestan contra el intercambio desigual y el proteccionismo de los ricos. Y como trasfondo sombrío el repunte de una nueva Guerra Fría con su carrera de armamentos incluida.

No tienen salidas desde sus esquemas; sus recetas les fallan porque el sistema que los aúpa ha dado la vuelta al mundo y ya no hay espacios nuevos que explotar; por otra parte, en los viejos la competencia es terrible. Y es ahí donde está la clave del resurgimiento del lenguaje, los métodos y la propaganda de la Guerra Fría: el horno está preparado para la cocción de una alternativa de izquierda global, continental y estatal. Los ejemplos de otras formas, otros métodos y otras utopías concretadas día a día en pequeños países y en pequeñas parcelas de la realidad es demasiado evidente. En el fondo atisban que aquello de que Otro mundo es posible no parece quimérico, Saben perfectamente que la Utopía puede hacer transacción con la realidad, enraizarse en ella y producir con dificultades y esfuerzos, avances, logros y conquistas para la mayoría. Les aterra de nuevo el fantasma del Comunismo. Si no fuera así ¿por qué molestarse tanto en alancear al supuesto moro muerto?

El problema es que ellos ladran, pero al contrario del refrán, nosotros no cabalgamos. La situación clama por la construcción de una alternativa total desde la izquierda. La necesidad de una respuesta en programas, propuestas, valores, acción política, movilizaciones y organización consecuente con todo ello es más que urgente. Se perfectamente que no puede improvisarse de la noche a la mañana pero recordemos aquello de la paciencia impaciente.

Y es aquí, en esta tesitura donde nosotros con nuestros problemas estamos insertos y tejiendo constantemente un velo de Penélope para uso interno. Intensifiquemos el trabajo para que la Asamblea de IU sea el comienzo de un proceso con dos vectores o líneas de fuerza : la Refundación de nuestras herramientas y de manera simultánea y paralela la construcción de una amplia alianza que abarcando desde La Economía, El Estado, los Valores, la Ética y la Democracia promueva desde aquí, y en íntima sintonía con los demás de otras latitudes, el renacer de un tiempo nuevo.

Exposición en Manchester de Emory Douglas, Ministro de Cultura del Partido de los Panteras Negras

Hace cuarenta años de los juegos olímpicos de México, cuando John Carlos y Tommy Smith saludaron con el puño en alto al recibir sus medallas. La exposición que ahora se abre en el centro de exposiciones Urbis de Manchester reflexiona sobre el significado y la historia de gestos como aquellos tal como lo cuenta la gráfica de Douglas. Su arte de aquel periodo es un documento de la agitación política y los rápidos cambios sociales de los sesenta.

Douglas se unió a los Panteras Negras en 1967, trabajando como responsable de diseño y luego del periódico oficial del partido, el Black Community News Service. Sus consignas “todo el poder al pueblo” “Revolución en nuestra época” y sus mordaces caricaturas de policías y políticos se convirtieron pronto en patrimonio de todo el movimiento. Para más información: http://www.urbis.org.uk. También puede descargarse AQUÍ una antología de la revista Black Panther.

Mijail Romm, Lenin en Octubre, 1937. Subtítulos en español

Vodpod videos no longer available.

more about “Rebelion. Lenin en Octubre (1937)“, posted with vodpod

REPARTO: Boris Shchukin, Nikolai Okhlopkov, Vasili Vanin, Nikolai Svobodin

Este fue uno de los primeros films que Stalin supervisó más o menos personalmente tras la caída en desgracia del interventor Boris Shumiatski, que él mismo había designado para controlar la industria del cine. Fue también uno de los primeros films sonoros que representaban personajes históricos con actores profesionales, reescribiendo la historia reciente desde una perspectiva mitologizante y -en lo que al propio Stalin concernía- funcional para el culto a su propia personalidad. En ese sentido, “Lenin en octubre” es un ejemplo emblemático del Realismo socialista. En su momento fue muy elogiada la caracterización de Shchukin como Lenin, que había hecho el personaje en el teatro y volvió a interpretarlo en el cine en “Lenin en 1918”. Más información http://espina-roja.blogspot.com

Eduardo Galeano, “El derecho al delirio”, 2001

Vodpod videos no longer available.