El Tribunal de Estrasburgo ratifica una prohibición del velo en la escuela francesa

REUTERS informa el 4 de diciembre del fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre el uso del pañuelo en las escuelas francesas. – Francia aprobó en 2004 una ley que prohibía a los alumnos llevar símbolos religiosos a clase, la cual fue recurrida por dos alumnas quienes, por su parte, reclamaban su derecho a la libertad religiosa. Las chicas también reclamaban su derecho a la educación puesto que fueron expulsadas de su colegio en 1999, cuando tenían 11 y 12 años, por negarse a quitarse el hiyab en clase de gimnasia.

El presidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Jean-Paul Costa, luce un bonito modelo de juez

El presidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Jean-Paul Costa, se retrata luciendo un bonito modelo de juez

El tribunal, con sede en la ciudad francesa de Estrasburgo, ha rechazado ambos recursos por unanimidad de los siete jueces, pues “consideró que el propósito de la restricción del derecho de las solicitantes a manifestar sus convicciones religiosas fue para adherirse a los requerimientos del secularismo en los colegios públicos”. También señaló que habían podido continuar su educación con clases a distancia.

El año pasado, una escuela de Girona prohibió a Shaima Sadani acudir a clase con hiyab.

El año pasado, una escuela de Girona prohibió a Shaima Sadani acudir a clase con hiyab.

Es curioso que no pueda ir uno a un lugar público vestido como quiera; y a decir verdad desconocemos cómo el tribunal justifica la preponderancia de los requerimientos de secularismo en los colegios públicos sobre el derecho a la libertad religiosa, que el mismo tribunal entiende restringido. Además en lo referente a la vulneración del derecho de educación de las chicas, es evidente que la decisión de tomar clases a distancia se debió a tal hecho y a la propia decisión de sus familias de defenderlas de esta vulneración, no a una elección previa.

Por otra parte el que dos chicas acudan a clase con hiyab no parece influir en nada en el carácter laico de un colegio u otro edificio público. No es igual al caso español de los crucifijos en colegios, donde es la dirección del centro, es decir, la propia administración, la que viola el carácter de laicidad de un espacio que por definición es público, restringiendo el derecho a no ser católico de las personas que se encuentran en su interior. En este caso son dos usuarias del espacio las que acuden a él con símbolos religiosos para mostrar públicamente su condición de creyentes, pero no para influir de una manera u otra en la condición laica de dicho espacio como tal. La administración del Estado actúa contra el Derecho en el primer caso porque tiene poder de atentar contra la laicidad del Espacio mediante el empleo de símbolos religiosos. Las dos chicas de 11 y 12 años que acuden a clase con hiyab no tienen poder ni atribuciones en la administración de dicho espacio público y por tanto no pueden atentar contra su laicidad.

Reuters concluye su nota afirmando que el caso “ha planteado interrogantes sobre la manera en que la influencia del Islam está cambiando Europa.” Y, en efecto, hay cosas que están cambiando en Europa, pero no las está cambiando el islam, sino una europeidad insuficiente de los europeos a la hora de convivir con el Islam. Incluso la libertad, la igualdad, la fraternidad, el laicismo y el internacionaslismo pueden invertir sus significados cuando dejan de considerarse valores de la humanidad en su conjunto para fundamentar un nacionalismo europeo de nuevo tipo, pero tan excluyente y neocolonialista como los demás. Es precisamente este argumento el que está empleando la extrema derecha más xenófoba en sus campañas de oposición al islam en Europa

En todo laicismo, en todo agnosticismo existe siempre una regla de prudencia, pues la creencia en un dios es tan indemostrable como la no creencia, es decir, no es cuestión de rezón sino de fe. Como no es la fe la que debe regir las relaciones entre personas en el ámbito público, sino la razón, y, por lo dicho antes, ello conduce directamente a la tolerancia y a la capacidad de convivir con otro sin estar de acuerdo con él, pero teniendo presente que uno mismo también podría estar equivocado . Aquí es donde parecen equivocarse el gobierno Francés y el tribunal: El laicismo no es una religión.

Más información sobre el hiyab y otras prendas tradicionales musulmanas: http://beautifulmuslimah.blogspot.com/

Anuncios

Una respuesta

  1. no me jodan ni pañuelo ni crucifijo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: