El Partido Comunista de Estados Unidos analiza la victoria de Obama y la estrategia futura de la izquierda

Sam Webb: “Necesitamos exponer nuestra visión del socialismo con una estrategia de cómo alcanzarlo”.

Joelle Fishman: “Nuestra energía y enfoque debe ser fomentar un gran movimiento de trabajadores con base popular”

People’s Weekly World. Tim Wheeler, Nueva York – La dirección del Partido Comunista de Estados Unidos se reunió en Nueva York el 15 y 16 de noviembre. El PCUSA se congratula de la elección de Barack Obama, el primer presidente afronorteamericano en este país, y del aumento de la mayoría demócrata en el Congreso, lo cual, según el PCUSA, dicen abre el camino de los avances y mejoras para las familias norteamericanas d clase trabajadora.
Los comunistas aprobaron el programa de Obama, incluyendo las acciones inmediatas por parte del gobierno para ayudar a los norteamericanos perjudicados por la crisis económica, y para traer paz a Irak y Afganistán. También se acordó que mantener la unidad del movimiento que eligió a Obama será vital para lograr avances.
“El resultado de las elecciones representa el mayor cambio político desde los años 1930”, dijo Joelle Fishman, presidenta de la Comisión de Acción Política del PC. “Podemos sentirnos orgullosos de décadas de duro trabajo para lograr un movimiento popular y de trabajadores lo suficientemente amplio y grande como para superar los obstáculos al progreso por parte de la ultra derecha”, dijo. “Este movimiento de todo el pueblo ha tomado vida. Es algo dinámico con posibilidades de crecer”.
“Esta elección muestra de forma magnifica las características del pueblo”, dijo Jarvis Tyner, vicepresidente ejecutivo del Partido Comunista. “No es solamente una campaña [electoral], sino un movimiento”, que ha actualizado y puesto en práctica la consigna “afroamericano, latino y blanco, únanse para luchar”.
El presidente nacional del PC Sam Webb dijo, “El pueblo ha dado el primer paso necesario  hacia una sociedad nueva”. Obama trae “una agenda de reformas en una época de reformas cuyo carácter se va a decidir en los años venideros”, dijo. “El reto principal”, agregó, “es él de resistir los intentos por parte de la reacción y de algunos elementos de la izquierda” de querer romper la unidad de la coalición que eligió a Obama y que él ahora dirige. “Tendremos nuestras diferencias pero deben manejarse de tal manera que no rompan la unidad general”, dijo. Las elecciones mostraron la posibilidad de crear un frente aun más amplio a favor del cambio progresista, basándose en el movimiento obrero, las mujeres, las minorías y los jóvenes, e incluyendo los pequeños empresarios y gente que no votó por Obama”, dijo Webb.
Los intervinientes alabaron el papel de los sindicatos, los afronorteamericanos y latinos, las mujeres y la juventud en la victoria del 4 de noviembre. Los representantes de los estados enfatizaron el papel clave desempeñado por el movimiento sindical, tanto los dirigentes como la base. Scott Marshall, responsable de la Comisión de Asuntos Sindicales del PC, dedstacó “la casi total unidad del movimiento sindical” en respaldar a Obama, lo cual Marshall considera un buen presagio para la unidad sindical en el futuro.
Él y otros elogiaron al movimiento sindical por haberse enfrentado de una forma muy directa al racismo, de modo que, como dijo Fishman “145 años después de la Proclamación de Emancipación [que abolió a la esclavitud] y 55 años después de que Rosa Parks se sentó en el frente del ómnibus, trabajadores negros, blancos y latinos se han unido para elegir al primer presidente afro norteamericano de los Estados Unidos”.
Muchos dijeron que el resultado había destruido al mito de que los trabajadores blancos estén sumidos en el racismo. Un participante mencionó su experiencia en regiones rurales donde muchos votantes blancos acogieron magníficamente a activistas de raza negra en sus hogares.

Fishman enfatizó que la elección se había llevado a cabo en la sombra de la crisis más profunda desde la Gran Depresión de los 1930s y las guerras interminables en Irak y Afganistán. Ahora el pueblo “esta enojado pero tiene esperanzas y está listo a movilizarse”, dijo. “Nuestro programa debe ser fuerte y decidido. Debe hacer un llamamiento a abolir el beneficio en productos y servicios básicos como salud y energía, y deben explorarse vías de nacionalización. Además, debemos ser parte del movimiento que insta a Obama a seguir adelante.”
Webb dijo que las semillas de la actual crisis financiera fueron sembradas en los 1970s con una combinación de políticas gubernamentales equivocadas, codicia de las corporaciones y dinámicas desestabilizadoras inherentes del capitalismo.
El resultado fue un sector del capital financiero que se expandió como un globo sin regulación, y una economía basada en las deudas del gobierno y de los consumidores. Junto a esto vino el derrumbe de la industria, el desempleo masivo, los ataques a los sindicatos, recortes salariales y de beneficios, y intentos de privatizar a las escuelas, el Seguro Social y el seguro gubernamental de salud (Medicare). Esta política, acusó Webb, produjo la mayor transferencia de riquezas de los trabajadores a los ricos en nuestra historia.
Para frenar esta crisis dijo que se necesita “una expansión fiscal masiva, grandes inyecciones de dinero federal en la economía” para auspiciar programas de empleo en obras públicas, además de extender los pagos de seguro de desempleo y cupones de alimentos, y ayudar a la gente para que no pierda sus hogares. Las prioridades inmediatas, dijo Webb, deben incluir “enfocarse en el empleo y asegurar la aprobación de el proyecto de ley Libertad para Escoger Empleados, uniéndonos a otros en esa lucha”. Este proyecto de ley, que es la meta principal de los sindicatos, haría más fácil que los trabajadores se organizasen.
Los dirigentes del PC enfatizaron la necesidad de combinar el apoyo para medidas inmediatas y parciales con reformas más avanzadas y a largo plazo, a la vez de promover el socialismo como la solución fundamental, la cual los norteamericanos ya están más dispuestos a considerar. La crisis económica muestra que el socialismo es esencial para nuestro país, dijo Webb, “Necesitamos exponer nuestra visión del socialismo con una estrategia de cómo alcanzarlo”.
Fishman advirtió que no se debe enredar en las disputas sobre quienes van a constituir el gabinete de Obama. “Nuestra energía y enfoque debe ser de fomentar un gran movimiento de trabajadores con base popular”, dijo. “Así podemos aportar constructivamente de forma unida”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: