El “caracazo” griego

Grecia arde al calor de la primera rebelión popular masiva contra las consecuencias de la “crisis financiera”

Tito Pulsinelli/Rebelión (10/12/2008). Los medias hablan de rabia por la muerte de un joven estudiante, ultimado por un tiro certero al corazón. El homicida es un policía que ahora está preso. La protesta se ha extendido fuera de la capital y alcanza todas las ciudades griegas.
Tres días de protestas continuadas, enfrentamientos con las fuerzas represivas, quema de supermercados, agencias de autos, bancos, asaltos a comisarías, saqueos, son la primera respuesta de un pueblo europeo a los recortes presupuestarios que han castigado el sistema de salud y escolar.
Cuando estallaron estos “caracazos” ya estaban en huelga los trabajadores de los hospitales y se había programado una huelga general. Los estudiantes universitarios alcanzaron secuestrar durante unas horas el ministro de Salud. Todas las universidades han sido ocupadas con el consenso del personal docente, administrativo y de los estudiantes.
El asesinato del joven Alexander Grigoropulos ha sido como el mechero que ha incrementado la rabia contra el regalo de 22mil millones de euros a los banqueros especuladores, y contra la indiferencia de un gobierno podrido por la corrupción, insensible a los despidos de trabajadores.
“Grecia sin Estado” titula el diario francés “Le Monde”, cayendo en una gran equivocación: esa debilidad se debe al rechazo de un pueblo todavía bien organizado, que sabe luchar contra la ola de recortes, despidos e impuestos que el gobierno neoliberalista pretende imponerle.
La rabia de los griegos -inclusive de los pensionados- recuerda la ira de los caraqueños en los años 90, o la explosión de los argentinos contra el secuestro de sus ahorros. Los eventos de Atenas son parientes del “caracazo” o del “corralito”: es un ‘No’ estruendoso a las políticas que quieren descargar sobre los trabajadores y clase media todo el peso de la crisis.
Es muy probable que estas mismas escenas pronto se repitan en otros Países europeos si los gobiernos persisten en re-financiar el capital financiero. El meollo del asunto se circunscribe a esto: ¿quienes deben pagar el costo de crisis? La gente de a pie ha comenzado a expresar su opinión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: