La ópera de Beijing

La ópera de Beijing cuenta con un rico repertorio que incluye temas históricos, tragedia, comedia, farsa, enfatizada con la espectacularidad de las artes marciales.

Va acompañada de orquestas de cuerda, percusión y viento. Se emplean el canto (Chang), la recitación (Nian), la actuación (Zuo) y la lucha (Da). El canto tiene pautas fijas; pero un ritmo bastante rico y variado. La recitación consiste en diálogos y monólogos en dialecto de Beijing, ya sea en forma llana o musical. La actuación sigue formas estilizadas de expresión escénica y movimientos estereotipados de manos, dedos, pies y ojos, como alisarse la barba, ajustarse el gorro, sacudirse una manga o una manera particular de caminar. Algnos espectáculos son pantomimas. La actuación es en realidad una concentración de habilidades. La lucha, por ejemplo, combina artes marciales y danza. Todos los medios de expresión se dirigen a manifestar sentimientos bajo diversas circunstancias vitales.

En la ópera de Beijing hay cuarto tipos básicos de personajes: Sheng (papel masculino), Dan (papel femenino), Jing (cara pintada) y Chou (payaso). Los cuatro se definen de forma aún más detallada de acuerdo con su papel en la función, Por ejemplo, los papeles masculinos pueden ser de tres clases: el anciano (con barba), el joven (sin barba) y el guerrero. Los femeninos incluyen la joven, la mujer de edad madura, la serena y gentil, la ingenua, la disoluta, muchachas con habilidades marciales y ancianas. El Jing es siempre un personaje masculino, franco y liberal, aunque bastante rudo, o bien astuto. Lleva la cara pintada de diferentes colores y algunos son acróbatas. El payaso se caracteriza por la pintura blanca de su nariz. Puede ser de tipo positivo, bondadoso, cómico y humorístico, o negativo, alevoso, malicioso o necio.

En la ópera de Beijing, el vestuario se basa en el de la dinastía Ming ignorando el tiempo en que se desarrolla la historia. Las armas son, en su mayoría, estilizadas. El atrezzo y la escenografía, parasoles, banderas, látigos y remos son naturales, siempre y cuando no estorben la representación. Por ejemplo, el manejo de látigo expresa el galope de un caballo; la presencia de algunos soldados, una legión; la vuelta por el escenario, un recorrido de mil kilómetros. La combinación de los movimiento con los accesorios, así como la expresividad exagerada y simbólica confieren a la representación un encanto peculiar.
El maquillaje facial es un arte singular en las óperas nacionales de China empleado para expresar gráficamente el carácter de los personajes. Está sujeto a patrones fijos en cuanto a estructura, trazos y colores y su origen está en las máscaras empleadas en las danzas de las dinastías Tang y Song y en los dioses y demonios de la ópera Yuan. Con el desarrollo de la ópera, estas máscaras fueron reemplazadas por un maquillaje que marca las facciones se de manera exagerada, subrayando la apariencia, edad, setatus, sentimientos, moral y mentalidad.

Muchos actores famosos de la ópera de Beijin han formado su propia escuela, perfeccionado el canto, la técnica o el maquillaje. En la primera mitad del siglo XX Mei Lanfang y Cheng Yanqiu llegaron a hacerse mundialmente famosos por sus giras por el extranjero, una vocación internacional que se acentuó enormemente tras la revolución de 1949.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: