Letristas franceses, 1940-1970: “¿Por qué el letrismo?”, Guy Debord y Gil J. Wolman, seguido de algunas obras de Albert Dupont, Isidore Isou, Gabriel Pomerand, François Poyet y Alain Satie

Por Qué el letrismo, ” Potlatch”, nº 22, 9 septiembre 1955. Traducción del Archivo Situacionista (1997)

1

Parece necesario definir el período de postguerra en Europa como el de un fracaso generalizado de los intentos de cambio, tanto en el campo de las emociones como en el campo político.

Al tiempo que las espectaculares innovaciones técnicas están multiplicando los riesgos de las configuraciones futuras tanto como los que conciernen a contradicciones todavía irresueltas, se presencia un estancamiento de las luchas sociales y, en el plano mental, una reacción completa contra los movimientos utópicos que culminó hacia 1930 con la socialización de las demandas de más amplio alcance y con la intención práctica de embaucarlos.

Desde el surgimiento del fascismo hasta la Segunda Guerra Mundial, el ejercicio de las pretensiones revolucionarias ha sido decepcionante y la regresión de las esperanzas relacionadas con ellos ha sido inevitable.

Sigue leyendo

Anuncios

Francisco Garrido, Las ideologías zombi

Paralelo 36, 28 de Julio de 2009. Desde la caída del muro de Berlín, el denominado “socialismo real” se convirtió en una “ideología zombi”, es decir, en un “muerto viviente”. Alguien, en este caso algo, que aunque está muerto sigue mostrando (de forma grosera, eso sí) algunas propiedades mecánicas de un individuo vivo. Y aunque se muevan, y aunque nos asusten, y aunque puedan hacer todavía mucho daño (mirar Cuba, Corea, China): están “muertos sobre si muertos”. La actual crisis metabólica se ha llevado para delante al neoliberalismo (o lo que es lo mismo el liberalismo económico actualizado). La ideología neoliberal ha muerto producto de un fallo multiorgánico (crisis energética, agrícola, mineral, climática, financiera , inmobiliaria, etc) por un síndrome metabólico. La ideología neoliberal es ya también un zombi, y cada día que pasa muestras más signos del “rigor mortis” que caracteriza a la muerte. Esto no significa que el capitalismo haya muerto. Significa que ha muerto la ideología más vigorosa intelectual y socialmente, que lo ha legitimado. Sigue leyendo

Andaluces por Andalucía. Manifiesto de Paralelo 36

El colectivo editor de la revista Paralelo 36, que incluye miembros de organizaciones de izquierda, ecologistas y nacionalistas andaluces, acaba de publicar un manifiesto político sobre la crisis.

El documento hace referencia a la situación económica mundial y sus graves repercusiones sociales, en palabras de los signatarios “una crisis civilizatoria” que no puede solventarse desde el reformismo político y, más bien, demanda respuestas radicales desde la izquierda. Además Paralelo 36 hace hincapié en la situación particular de Andalucía y propone “la fusión del andalucismo con el ecologismo político, con la tradición progresista y democrática de la izquierda crítica con el capitalismo, con el feminismo y con los movimientos antiglobalizadores, porque cada uno de ellos ha profundizado en una parte del todo que es la sociedad posible y deseable y la difícil transición desde la lógica desarrollista hasta una realidad postindustrial.”

Entre los miembros del consejo de redacción de Paralelo 36 se encuentran la dirigente de Izquierda Unida Concha Caballero, la secretaria general del Partido Andalucista Pilar gonzález, el coordinador general del PSA José antonio Pino y el ecologista Francisco Garrido. El grupo reclama la configuración de una nueva opción electoral, “una articulación política roja, violeta, verde y blanca” que vaya “más allá de un conjunto de partidos políticos e incluso más allá de la suma de personas y organizaciones que lo puedan suscribir.” Sigue leyendo

Luis Miguel Rionda, Democracia, consenso y legitimidad: los déficits de la política

Durante décadas, la discusión mundial en torno a las alternativas de organización y representación sociales se centró en la tensión esencial entre dos polos político-conceptuales contrapuestos: la democracia liberal versus el socialismo planificador.

Setenta años de polaridad acostumbraron al analista de lo social a percibir los hechos políticos como necesariamente incrustados dentro de un esquema unilineal simplista, que impedía concebir la posibilidad de terceras opciones y reducía la riqueza y variedad de la organización política humana.

Esta situación ha ido cambiando radicalmente. La democracia se ha tornado en el foco de atención privilegiado en estos últimos años y el debate se revitaliza en esta época de profunda revisión de los esquemas políticos.

La discusión sobre la democracia promete generar opciones de participación social novedosas y permite alentar una visión optimista sobre el futuro político que se plantea ahora

Luis Miguel Rionda, Universidad de Guanajuato. Durante décadas, la discusión mundial en torno a las alternativas de organización y representación sociales se había centrado en la tensión esencial entre dos polos político-conceptuales contrapuestos: la democracia liberal versus el socialismo planificador.

Estas alternativas excluyentes se mostraban a sí mismas como resultado último y definitivo del desarrollo social humano.

Sus premisas se apuntalaban en dualidades contrapuestas fundamentales como “libertad” vs. “control”, “solidaridad” vs. “justicia”, “individuo” vs. “comunidad”, “valores inmediatos” vs. “valores últimos”, “leyes del mercado” vs. “planeación”, “moral privada” vs. “moral pública”, “estructura” vs. “proceso”, etcétera. Sigue leyendo

“Intelectuales, democracia y socialismo: callejones sin salida y caminos de apertura”, Caracas, 3-4 de junio de 2009

A más de una semana de la realización del encuentro de intelectuales de la derecha internacional, se realizaron, como parte de una agenda propia de reflexión crítica y comprometida, las jornadas “Intelectuales, democracia y socialismo: callejones sin salida y caminos de apertura”

Aporrea.org, 16 de junio: En este evento que contó con la participación de más de un centenar de intelectuales venezolanos progresistas, se debatió en torno a los principales nudos problemáticos que enfrenta actualmente el proceso revolucionario venezolano.

Durante dos días de intenso debate, en un inédito e histórico encuentro, los intelectuales discutieron temas como la definición del socialismo del siglo XXI, el partido político revolucionario, el papel del Estado en la transición político económica, la construcción del poder popular, los mecanismos de profundización de la participación y el papel de los medios de comunicación. Sigue leyendo

Jean-Marc Lachaud, Arte y contestación

Cultura y revolución en el mayo del 68

Viento Sur, 29/04/2008. El arte no es per natura insumiso y contestatario. Pero, en algunos contextos, debe afrontar los sobresaltos de la historia y las convulsiones que agitan al mundo real. Como reacción ante lo inaceptable o por afinidad con movimientos de emancipación que recorren la sociedad, sin renunciar por ello a su autonomía ni sin pretender tampoco transformar inmediata y concretamente el orden establecido, el arte puede ser comprometido y mostrar su potencia crítica y utópica. Sigue leyendo

La Fundación Alternativas presenta un estudio sobre la calidad de la democracia española

Reinterpretando la rendición de cuentas o accountability: diez propuestas para la mejora de la calidad democrática y la eficacia de las políticas públicas en España, ha sido elaborado por Eduard Jiménez Hernández, economista y consultor en políticas públicas.

Desde mediados de los años noventa del siglo pasado la discusión en relación con la rendición de cuentas –entendida como mucho más que el control externo del gasto público, esto es como responsabilización de los comportamientos políticos y de la administración– no hace sino crecer en todo el mundo.

Siendo democracia y rendición de cuentas dos conceptos inseparables, hablar de rendición de cuentas supone hablar de cómo la democracia aborda los grandes cambios que observamos en el cambio de siglo, tanto en los problemas globales como en las dificultades de los diferentes gobiernos para abordarlos.

Hemos pasado, en el corto plazo de poco más de una década, del propósito de crear un Gobierno que trabaje mejor y cueste menos a una sensación general de que muchos gobiernos no solamente no pueden “llevar el timón”, sino que a duras penas están capacitados para “remar” bien, por usar las expresiones de Al Gore (1993) y Osborne y Gaebler (1992) que hicieron fortuna en su momento. Sigue leyendo