Doble J publica una antología de los artículos de Adolfo Salazar en el periódico “El Sol”

_cover

Los textos musicales que Adolfo Salazar (1890-1958) publicó en el periódico El Sol entre 1918 y 1936 constituyen, sin duda, la mejor crónica del panorama musical español de la primera mitad del siglo XX. Son, en total, casi mil setecientas pequeñas obras maestras de la crítica musical y el periodismo, incluyendo crónicas de conciertos, festivales y concursos; reseñas de grabaciones, partituras y libros, así como artículos de estética, historia y musicología, que dan cuenta de la enorme amplitud de intereses y la profundidad del pensamiento de su autor. La edición que acaba de publicar Doble J cuenta con una introducción de José María García Laborda y Josefa Ruiz Vicente y una selección de los artículos más representativos, agrupados por temas y seguidos de un breve comentario. Además el libro incluye un anexo con el listado completo de todos sus artículos publicados. Sigue leyendo

Se reedita “Música y sociedad en el siglo XX” de Adolfo Salazar

Salazar examina con admirable erudición el estatus de la música en su relación con la cultura de masas de entreguerras

Música y sociedad en el siglo XX (La Casa de España en México, 1939) es una obra fundamental del pensamiento musical español y una ventana al riquísimo mundo intelectual y artístico de entreguerras. Se ha publicado precisamente en el cincuenta aniversario de la muerte de Salazar, quizá el personaje más reprersentativo de la historia de la musicología española. Esta edición de Doble J incluye una introducción de la profesora de la Universidad de La Rioja Teresa Cascudo.

 

El propósito que me ha guiado en este ensayo consiste en deducir, en virtud de la comparación entre la música actual y su evolución en épocas pasadas, cuál es la situación en que este arte se encuentra, cumplido el primer tercio del siglo XX, desde el punto de vista de su prosperidad objetiva y de su función social.

Adolfo Salazar estudió en el conservatorio de Madrid. Entre 1914 y 1918 fue director de la Revista musical hispanoamericana. Posteriormente, hasta 1936, fue crítico musical del periódico madrileño El Sol. Al comienzo de la Guerra Civil es nombrado agregado cultural de la embajada de la República española en EE.UU., cargo que desempeñó hasta el año 1939. Ese año se exilió en Méjico y allí fue nombrado profesor del Conservatorio Nacional de Música. También continuó su labor de crítico en diversos periódicos del país e impartió cursos en el Colegio de México.