Lino del Fra, Antonio Gramsci, “I giorni del carcere”, 1977 (italiano con subtítulos en español)

La Espina Roja: Drama biográfico que recorre el complejo devenir personal e ideológico de Antonio Gramsci.

Antonio Gramsci, “Socialismo y cultura”

Artículo en Il grido del popolo, 1916. La espina roja: Nos cayó a la vista hace algún tiempo un artículo en el cual Enrico Leone, de esa forma complicada y nebulosa que le es tan a menudo propia, repetía algunos lugares comunes acerca de la cultura y el intelectualismo en relación con el proletariado, oponiéndoles la práctica, el hecho histórico, con los cuales la clase se está preparando el porvenir con sus propias manos. No nos parece inútil volver sobre ese tema, ya otras veces tratado en el Grido y que ya se benefició de un estudio más rigurosamente doctrinal, especialmente en la Avanguardia de los jóvenes, en ocasión de la polémica entre Bordiga, de Nápoles, y nuestro Tasca.

Vamos a recordar dos textos: uno de un romántico alemán, Novalis (que vivió de 1772 a 1801), el cual dice: “El problema supremo de la cultura consiste en hacerse dueño del propio yo trascendental, en ser al mismo tiempo el yo del yo propio. Por eso sorprende poco la falta de percepción e intelección completa de los demás. Sin un perfecto conocimiento de nosotros mismos, no podremos conocer verdaderamente a los demás”.

Sigue leyendo

Guy Debord, La sociedad del espectáculo, 1973

Documental con argumento visual similar al libro del mismo título publicado por Debord en en 1967.  Francés con subtítulos en inglés cuyo texto consiste en citas de este último.

Vodpod videos no longer available.

Vodpod videos no longer available.

Un análisis de la relación entre lo individual y lo social a través de la crítica de la sexualidad

Editorial Doble J presenta una nueva edición de El marqués de Sade de Simone de Beauvoir

El libro ofrece un fino análisis de la relación entre lo moral y lo político mediante la crítica del individualismo, expresado a través de una sexualidad llevada al extremo de la reprobación social.

“Sade ha intentado convertir su destino psicofisiológico en una elección moral. Y de ese acto, mediante el cual asumía la responsabilidad de su apartamiento, pretendió hacer un ejemplo y un llamado: es allí donde su aventura asume tan amplia significación humana. ¿Podemos, sin renegar de la individualidad, satisfacer nuestras aspiraciones a lo universal? ¿O es solamente mediante el sacrificio de nuestras diferencias que logramos integrarnos en la colectividad? Este problema nos atañe a todos. En el caso de Sade, las diferencias son llevadas hasta el escándalo y la magnitud de su tarea literaria nos revela con cuanto apasionamiento ansiaba ser aceptado por la comunidad humana. El conflicto que ningún individuo puede eludir sin mentirse, se presenta en él en su forma más patética. Aquí reside la paradoja y en cierto modo el triunfo de Sade: en el hecho de que, por haberse obstinado en sus singularidades, nos ayuda a definir el drama humano en su generalidad.”

“Un ensayo sobre la liberación” de Herbert Marcuse

Un ensayo sobre la liberación es una crítica del estado del bienestar burocrático y su deriva represiva, además de un análisis de las características y los retos de la izquierda bajo el capitalismo tardío, que suministra una herramienta esencial para comprender las condiciones de una gran alianza alternativa a la situación actual.

marcuse“Lo que se denuncia como «utópico» no es ya aquello que «no tiene lugar» ni puede tenerlo en el mundo histórico, sino más bien aquello cuya aparición se encuentra bloqueada por el poder de las sociedades establecidas,” afirma Marcuse. Escritas poco antes de las revueltas de mayo de 1968, las tesis que presenta Marcuse en Un ensayo sobre la liberación siguen ciertamente vigentes en muchos aspectos. La clase obrera tradicional, agrupada en organizaciones monolíticas, tiende a integrarse en el capitalismo avanzado. Mientras tanto aparece una constelación de movimientos liberadores «en acto», incluyendo los estudiantes, los movimientos de liberación del tercer mundo, los habitantes de los «ghettos» de las ciudades, los desempleados, los precarios y los intelectuales no conformistas. Todos ellos coinciden en lo que Marcuse denomina el «Gran Rechazo» de las condiciones existentes, que es a su vez el punto de partida para su confluencia futura en un movimiento político y social.