Lino del Fra, Antonio Gramsci, “I giorni del carcere”, 1977 (italiano con subtítulos en español)

La Espina Roja: Drama biográfico que recorre el complejo devenir personal e ideológico de Antonio Gramsci.

Francisco Vargas, El violín, 2006

Alfredo Hidalgo Nieto. En pleno auge del cine mexicano, justo cuando nuestros braceros de lujo del nuevo cine picante de “Frijoliwood” se encuentran poniendo en alto nuestra bandera mediante la maquila creativa de la industria allende el otro lado, Francisco Vargas, calladamente –con una película musicalizada con silencios- logra un trabajo magistral con “El violín” (México, 2006). Se trata nada más y nada menos que una cinta galardonada con 33 premios a nivel mundial –contando y hasta la fecha-, siendo la más reconocida desde “Amores Perros” (González Iñárritu, 2000). De hecho, ambos filmes son los rodajes mexicanos –hechos con moneda azteca- más aclamados por la crítica, el público, el jurado y el periodismo mundial de toda la historia.
Por increíble que parezca, esta película apenas se estrena en México, después de haberlo hecho ya por varios países como Argentina, Brasil, Estados Unidos o Turquía, pero más increíble quizás, sea que sólo será distribuida con 20 copias, cuando por lo regular un largometraje comercial de ficción procedente de Hollywood y sin garantía de calidad, se le distribuye con 200 copias. No cabe duda que el “Poderoso Caballero”, impone a las masas conformistas las modas que sus cautivos ojos deben consumir cotidianamente.
La historia de este trabajo intrínsecamente mexicano, aunque con resonancias universales por sus simbólicas situaciones y anécdotas como la música y la guerra, se ubica en México de cualquier época “moderna”. Por supuesto que las cosas no han cambiado para sus protagonistas (los indígenas), después del logro de una Independencia (¿Para quién?), o de una Revolución interrumpida (Adolfo Gilly dixit). Y si reflexionamos un segundo, las cosas tampoco han cambiado prácticamente para el mundo rural autóctono, desde que los españoles vinieron a imponer su ley de fuego hace casi 500 años en nuestro país.
Francisco Vargas, con ésta su ópera prima basada en su anterior cortometraje del mismo nombre y con su mismo personaje principal (el músico Don Ángel Tavira), logra elucubrar una obra maestra de un tirón, desde su concepción argumental, los medios tonos de la fotografía de Martín Boege, la musicalización de sones calentanos guerrerenses de Cuauhtémoc Tavira y el sonido rulfiano de Isabel Muñoz, todos ellos colaborando para un verdadero cine de autor de Vargas, quien habría realizado anteriormente un documental sobre el mismo Don Ángel Tavira, octogenario de la sierra de Guerrero, denominado “Tierra Caliente… se mueren los que la mueven”. Ahora con este largometraje de ficción “El violín”, México se mantiene como un verdadero estandarte del cine latinoamericano, ya sea realizado con dinero del primer mundo o del tercero.
Aunque la cinta versa sobre un tema manejado en algunas ocasiones (militares en busca de guerrilleros de las montañas), de ninguna manera nos da la impresión de haber visto algo parecido como este filme. Su estilo es monocromático, pero con el efecto deseado para resaltar los sonidos del silencio campesino, los paisajes desoladores de un “Pedro Páramo”, los pensamientos internos de sus personajes, y los diálogos económicos que recuerdan las obras teatrales del británico Harold Pinter. Y más aun, Pinter tiene una pieza dramática poco conocida intitulada “La lengua de las montañas”, cuya versión mexicana adaptada por Teresa Pacheco “Los hombres sin voz” (teatro amateur del CCH, 1996, a su vez inspirada por los hechos de Chiapas en 1994), pareciera ser una de las fuentes de ilustración de esta película.
La sinopsis es sencilla, pero muy paradigmática sobre lo que acontece hoy en día, incluso los referentes aún, son los periódicos de estas fechas, nos remiten a casos como los de Zongolica, Veracruz y La Montaña, en Guerrero, donde los militares plenos de la impunidad que representan sus uniformes, ejercen la represión descerebrada sobre las pequeñas comunidades indígenas originando matanzas como en Acteal, Aguas Blancas, Ocosingo, El Charco, Oaxaca, etc. En realidad, el argumento afronta con realismo extremo, al estilo de Vitorio de Sica y Luchino Visconti en su mejor neorrealismo italiano, aunque el manejo ambiental del sonido es complementado con las cuerdas típicas de nuestro país, con ese instrumento austero adoptado por los mexicanos como una forma de ancestral: el violín, que sin él, no se comprendería el mariachi, el huapango, los sones huastecos, las bolas, el son calentano, etc.
Por lo tanto, a pesar de tratarse de un trágico y crudo retrato a rajatabla, el director mantiene un refinamiento cinematográfico, con ese apoyo histriónico de sus intérpretes, Gerardo Taracena (Ariel por coactuación masculina 2007) en su papel de Genaro –en alusión a Genaro Vázquez, guerrillero rural de los 70’s, Silverio Palacios en su rol de líder alzado, o Dagoberto Gama como el capitán militar. Sin olvidarnos –por supuesto- del eje de la cinta: el sonero y debutante como actor Don Ángel Tavira, quien representa a Plutarco Hidalgo, cuyo nombre alude a Plutarco Elías Calles “Jefe Máximo de la Revolución” y fundador del PRI –el paternalismo de una revolución que no termina de empezar, ni ha hecho justicia- por el otro lado, sugiere a Miguel Hidalgo, la inobjetable antorcha pionera de los alzamientos indígenas –como el alma entrañable de todo oprimido.
En la secuencia final, aparece el nieto de Plutarco: el niño Lucio –tomado de Lucio Cabañas, insurgente guerrerense, también de los 70’s-, quien sólo canta una crónica de las situaciones, mientras pide monedas con su hermanita. Abandonan el lugar, huérfanos y con hambre, sólo heredan una guitarra y una pistola recuperadas, caminan por la carretera, la ruta incierta para encontrar el consuelo de los muertos de siempre… los hombres sin voz.

Vodpod videos no longer available.

more about “el violín méxico“, posted with vodpod

Mike Nichols, El graduado, 1967

Benjamin (Dustin Hoffman) acaba de graduarse de la universidad y vuelve a casa a pasar unas vacaciones. El matrimonio Robinson, amigos de sus padres desde hace años, se interesa por él. El marido quiere que salga con su hija Elaine (Katherine Ross), mientras que su esposa, la señora Robinson (Anne Bancroft) desea tener relaciones sexuales con él. Después de encontrarse varias veces con la señora Robinson, quien le prohíbe ver a su hija, Benjamin se enamora de Elaine. Cuando todo sale a la luz, Benjamin se encuentra solo y abandonado. Aun así, lucha para ver a Elaine y expresarle sus sentimientos.
La banda sonora es del dúo Simon and Garfunkel, compuesta por Paul Simon. La mayoría de las canciones ya habían sido publicadas, menos “Mrs. Robinson” que fue escrita para la película.

Vodpod videos no longer available.
more about “MEGAVIDEO – Lo estoy viendo“, posted with vodpod

François Truffaut, Fahrenheit 451, 1966

Fahrenheit 451 es una novela publicada en 1953 por Ray Bradbury como alegato contra el Macarthysmo. El título hace referencia a la temperatura a la que el papel de los libros se inflama y arde (233ºC). El protagonista es Guy Montag es un bombero que no se dedica a apagar incendios. En la sociedad imaginada por Bradbury, los bomberos tienen la misión de quemar libros ya que, según el gobierno, leer impide la felicidad porque llena de angustia. Al leer, los hombres empiezan a ser diferentes cuando deben ser iguales.

La vida de Montag cambia cuando conoce a una muchacha de 17 años, Clarisse McClellan, cuya familia es tachada de antisocial. Al principio la cree loca, pero después le incita a la curiosidad intelectual y empieza a generar dudas en Montag sobre si es verdaderamente feliz. Clarisse, sin embargo, muere en un “accidente” de automóvil. Desde entonces Montag se hace con libros y, junto con erl profesor de literatura Faber, diseña un plan para difundir la lectura y combatir la ignorancia promovida por el Estado.

<!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 <![endif]–>

Vodpod videos no longer available.

more about “Fahrenheit 451 parte1 de 4“, posted with vodpod

Vodpod videos no longer available.

more about “Fahrenheit.451 parte2 de 4“, posted with vodpod

Vodpod videos no longer available.

more about “Fahrenheit.451parte 3 de 4. Castellano“, posted with vodpod

Vodpod videos no longer available.

more about “Fahrenheit.451 parte4 de 4. Castellano“, posted with vodpod

Grigori Chukhrai, La balada del soldado, 1959

Con Vladimir Ivashov, Zhanna Prokhorenko, Antonina Maksimova, Nikolai Kryuchkov y Yevgeni Urbansky.
Durante la Segunda Guerra Mundial el joven Alyosha, un soldado de apenas 19 años, gana una medalla como recompensa por su heroísmo en el frente de batalla. En lugar de la condecoración Alyosha pide unos días libres para poder visitar a su madre. De camino a casa, en el tren conocerá a una chica de la que se enamora perdidamente.

Vodpod videos no longer available.

more about “Grigori Chukhrai, La balada del solda…“, posted with vodpod

 

John Ford, Las uvas de la ira, 1940

Magistral película basada en la novela homónima de John Steimbeck. Tom Joad (Henry Fonda) regresa a su hogar tras cumplir condena en prisión, pero la ilusión de reencontrarse con su familia se transforma en frustración al tener que unirse a ellos, huyendo de la pobreza, para emprender un forzado viaje en busca de una oportunidad en la tierra prometida: California.

“El más impresionante retrato de la depresión que asoló los Estados Unidos en los años treinta viene firmado por la mano maestra de John Ford. Un canto a la solidaridad. Cotidiana, lírica y comprometida, una película inolvidable, necesaria y magistral” (Miguel Ángel Palomo: Diario El País)

Vodpod videos no longer available.

more about “John Ford, Las uvas de la ira, 1940“, posted with vodpod

Mijail Romm, Lenin en Octubre, 1937. Subtítulos en español

Vodpod videos no longer available.

more about “Rebelion. Lenin en Octubre (1937)“, posted with vodpod

REPARTO: Boris Shchukin, Nikolai Okhlopkov, Vasili Vanin, Nikolai Svobodin

Este fue uno de los primeros films que Stalin supervisó más o menos personalmente tras la caída en desgracia del interventor Boris Shumiatski, que él mismo había designado para controlar la industria del cine. Fue también uno de los primeros films sonoros que representaban personajes históricos con actores profesionales, reescribiendo la historia reciente desde una perspectiva mitologizante y -en lo que al propio Stalin concernía- funcional para el culto a su propia personalidad. En ese sentido, “Lenin en octubre” es un ejemplo emblemático del Realismo socialista. En su momento fue muy elogiada la caracterización de Shchukin como Lenin, que había hecho el personaje en el teatro y volvió a interpretarlo en el cine en “Lenin en 1918”. Más información http://espina-roja.blogspot.com