Ramón Trujillo, Crítica de las medidas contra la crisis

Revista San Borondón, Ramón Trujillo, coordinador de Izquierda Unida en Tenerife. Alguien dijo que la mayor arma de los opresores es el cerebro de los oprimidos. Se trata de una verdad amarga que el circo de la política resucita una y otra vez y que, ahora mismo, se plasma en las medidas gubernamentales contra la crisis. Las recetas económicas que han perjudicado a millones de españoles se están aplicando en dosis mayores con el apoyo, más o menos resignado, de los propios perjudicados.
La crisis económica ha llegado a una España que, entre 1996 y 2006, veía crecer su producto interior bruto un 3.7% anual, por encima del 2.3% de la Unión Europea de los Veinticinco, y que, además, creaba 600.000 empleos al año . En los doce años previos a 2006, la renta por persona creció un 38.4% . Sin embargo, pese al fuerte aumento de la población ocupada, los salarios pasaron de representar el 50.6% de la renta, en 1996, al 48.1%, en 2005 . En esa etapa, España fue el único país de la OCDE en que el poder adquisitivo del salario medio cayó un 4% , mientras que, para el período 1999-2006, los beneficios empresariales crecieron en un 73%, frente al aumento del 36.6% en la zona euro. Según un informe del sindicato Comisiones Obreras, una parte importante del aumento de los beneficios empresariales se explica por el crecimiento del precio de la vivienda y el abaratamiento de los costes laborales. Sigue leyendo