Transcripción del Testamento político de Lenin y anexo con “Los últimos días de Lenin” de E. Carr

Carta al Congreso. Sobre la concesión de funciones legislativas al Gosplán. Contribución al problema de las naciones o sobre la “autonomización”

I. Carta al Congreso

Yo aconsejaría con insistencia hacer en este congreso varios cambios en nuestra estructura política. Quisiera exponer las consideraciones que estimo más importantes. Lo primero de todo es elevar el número de miembros del CC a varias decenas e incluso a un centenar. Creo que si no hiciéramos esta reforma, nuestro Comité Central se vería amenazado de grandes peligros, en caso de que el curso de los acontecimientos no nos fuera favorable del todo (y no podemos contar con que nos sea). También pienso proponer al congreso que se dé carácter legislativo, con ciertas condiciones, a las decisiones del Gosplán, aceptando en este aspecto hasta cierto punto y previas ciertas condiciones, lo que propone el camarada Trotski. Por lo que se refiere al primer punto, es decir, al aumento del número de miembros del CC, creo que es necesario tanto para elevar el prestigio del CC como para realizar un trabajo serio con miras a mejorar nuestro mecanismo, administrativo y evitar que los conflictos de pequeñas partes del CC puedan adquirir una importancia excesiva para todos los destinos del partido. Opino que nuestro partido está en su derecho, al pedir a la clase obrera un CC de cincuenta a cien miembros, y que ella puede dárselos sin poner en demasiada tensión sus fuerzas. Esta reforma haría mucho más sólido a nuestro partido y le facilitaría la lucha que sostiene, rodeado de Estados hostiles, lucha que, a mi modo de ver, puede y debe enconarse mucho en los años próximos. Creo que, gracias a esta medida, la estabilidad de nuestro partido sería mil veces mayor. Lenin 23.XII.22 Taquigrafiado por M. V. Sigue leyendo

David Burljuk, Vasily Kamensky, Velimir Khlebnikov, Aleksei Kruchenykh, Vladimir Mayakovsky, Sonidos del futurismo ruso

Ilustrísimos señores y señoras! Es éste un año de muertos. Casi a diario los periódicos derraman sus lágrimas por alguien que ha alcanzado prematuramente un mundo mejor que el nuestro. Cada día, el cuerpo seis (de los tipógrafos en los periódicos) rompe en sollozos por culpa de tantos nombres segados por la espada de Marte. Jamás tuvieron los periódicos un aire tan noble y tan monásticamente austero como hoy. Se revisten con el luto de las esquelas; tienen los ojos llenos de lágrimas necrológicas. Por eso, ha sido particularmente desagradable ver cómo esta prensa ennoblecida por el dolor se dejaba llevar de una indecorosa algazara con ocasión de una muerte que me toca muy de cerca. Cuando los críticos uncidos al coche fúnebre comenzaron a llevar el ataúd del futurismo por el largo camino suicida de la palabra impresa, los periódicos se desternillaron de risa durante semanas enteras: ¡Ja, ja, ja! ¡Les está bien! ¡Lleváoslo, lleváoslo! ¡Ya era hora! (Profunda emoción entre el público: “Pero, ¿realmente ha muerto? ¿Ha muerto el futurismo? ¿Va en serio?”.) Sí, ha muerto”.

Joaquín Yarza Luaces. Arte/Historia: Esas líneas fueron escritas en 1915 por el poeta Vladimir Mayakovsky. En esa “Cota de alquitrán” se transcribe con garra un estadio crítico del posicionamiento vanguardista del futurismo ruso, que, entregado a la aventura de la renovación en medio de la guerra, admite un certificado de defunción sobre su propio concepto, se desposee de él a la vez que se burla de sus críticos, precisamente para impulsar la regeneración, desquitarse de aporías muertas, y vitalizar, en definitiva, una propuesta artística sin nostalgias. Desestimaba, sobre todo, los ideales promovidos por el futurismo italiano.El término futurismo había sido acuñado en 1909 por otro poeta que, sin embargo, no guarda gran afinidad con Maiakovski. Era Filippo Tommaso Marinetti (1876-1944), sin duda el primer gestor panfletario de la vanguardia. La actividad de Marinetti para la promoción y propagación de los conceptos y las obras del futurismo fue ingente. No menos de 40 manifiestos básicos firmados por él o por sus acólitos entre 1909 y 1918, y otros tantos hasta 1938, un sinfín de viajes, conferencias, actos, lecturas e intervenciones públicas en teatros y cafés que solían acabar en pelea, y el afán de promover exposiciones de cuadros de los nuevos artistas italianos, lo convierten en el prototipo del propagandista del arte, del moderno belicoso que acabaría por integrarse en las filas del fascismo.Carlo Carrá (1881-1943), uno de los primeros pintores futuristas, lo retrató en 1910 con los rasgos del genio demoníaco, del propagandista subversivo, pesadilla de sus contemporáneos, como el célebre y terrorífico íncubo de H. Füssli. Era el maestro de ceremonias de un rito intimidador.Fue en el año 1912 cuando se dio a conocer el futurismo de golpe en toda Europa. A los manifiestos y actividades anteriores a esta fecha se añadió una frenética actividad pública internacional, auspiciada por Marinetti. Así, se organizó una gran Exposición futurista, inaugurada en la Galería Bernheim Jeune de París, y que se presentaría, a veces reducida o transformada, sucesivamente en Londres, Berlín, Bruselas, La Haya, Amsterdam, Viena, Hamburgo, Munich, Budapest, Zurich y otras ciudades. La presentación en las ciudades artísticamente más activas, como París o Berlín, iba acompañada de una gran actividad de promoción. Se repartían miles de invitaciones, se colocaban con letras luminosas los nombres de los artistas, se circulaba por las avenidas con altavoces gritando: “¡Viva el futurismo!”. Se trataba, qué duda cabe, de la versión primigenia del marketing del arte de nuestro siglo, hoy en día mucho más sofisticado.Así, en 1912 escribía Marinetti desde Londres mientras se celebraba allí la exposición futurista: “¡En Londres crece el éxito de manera casi fantástica! ¡Más de 350 críticos han aparecido en un mes y cuatro días y la galería no quería descolgar los cuadros a causa de la gran avalancha de público dispuesto a pagar! ¡Las ventas superan ya los 11.000 francos!”. En la correspondencia de Marinetti encontramos tantas referencias al dinero, que nos parece leer fragmentos de las novelas de Balzac.

David Burljuk, Pintor de atardeceres, fecha desconocida

Vasilij Kamensky, Como yo vivo, 1959

Velimir Khlebnikov, No seas malo, 1963

Velimir Khlebnikov El saltamontes, 1954

Aleksei Kruchenykh, Él dijo, 1954

Velimir Khlebnikov, Encanto hilarante, 1954

Velimir Khlebnikov , 10 años rusos, 1963

Velimir Khlebnikov, El mar, 1963

Aleksei Kruchenykh, Romance sobre el teléfono, 1951

Aleksei Kruchenykh, Verano armenio, 1951

Aleksei Kruchenykh, Balada del bailarín, 1951

Aleksei Kruchenykh, Balada del jugador, 1951

Aleksei Kruchenykh,Balada del jesuita, 1951

Aleksei Kruchenykh, Moecín, 1951

Aleksei Kruchenykh, Réquiem, 1951

Aleksei Kruchenykh, Comida de primavera, 1951

Aleksei Kruchenykh, Verano en el pueblo, 1951

Aleksei Kruchenykh, Invierno, 1951

Lidia Libedinskaya habla sobre Kruchenykh, 1983

Vladimir Mayakovsky, Escucha, 1920

Vladimir Mayakovsky, Himno al juez, 1920

Vladimir Mayakovsky, Amor marinero, 1920

varios autores: La gran batalla del Volga, 1962

Documental sobre uno de los episodios más dramáticos de la 2ª guerra mundial producido por 150 directores. Narra la batalla a orillas del Volga que en mucho predeterminó el desarrollo de la campaña contra la Alemania hitleriana.Los principales acontecimientos de la guerra dsurante el decisivo verano de 1942 tuvieron lugar en el flanco sur del frente soviético-alemán. El mando nazi, tras el revés sufrido en las cercanías de Moscú en diciembre de 1941, se concentró en la toma de Stalingrado y el control de las fecundas tierras del Don, Kubán, el curso bajo del Volga, y los accesos a las zonas petroleras del Cáucaso. La consecución de estos objetivos debía determinar el desenlace de la contienda en el Frente Oriental.Por tanto el epicentro de la lucha pasó a ser Stalingrado. La ofensiva nazi sobre la ciudad corría a cargo del grupo de ejércitos B, que contaba más de un millón de soldados. La batalla duró del 17 de julio de 1942 al 2 de febrero de 1943. En su primera etapa, del 17 de julio al 18 de noviembre, las tropas soviéticas libraban combates defensivos. Primero en las vías de acceso a la ciudad, luego en el propio Stalingrado. La ciudad quedó reducida a ruinas. Pero, los alemanes no fueron capaces de tomarla. El 19 de noviembre, las tropas soviéticas de los Frentes del Don, Suroeste y de Stalingrado, pasaron a la contraofensiva. Rompieron las líneas del tercer Ejército rumano y las unidades alemanas que lo apoyaban, cercando así a 330.000 hombres el 23 de noviembre. Las tropas alemanas fueron divididas y a fines de enero e inicios de febrero se vieron forzadas a capitular.Más allá de una gran derrota militar, Stalingrado supuso una conmoción para la Alemania fascista de la cual no pudo recuperarse. Del 17 de julio de 1942 al 2 de febrero de 1943 el ejército nazi y sus aliados perdieron un cuarto de sus efectivos a manos de los soviéticos: un millón y medio de bajas y prisioneros. La URSS había dado un giro a la guerra. El teniente general Nikolai Leónov, que en 1942 tenía 14 años, recuerda Stalingrado de este modo:”Para nosotros esto era una verdadera revelación. Todos nosotros comprendimos que ahora la guerra iría en otra dirección. No de Oeste a Este, sino de Este a Oeste. Así fue la primera impresión de la victoria. Ciertamente, el estado de ánimo de la gente era cercano al que sentí más tarde, en el Día de la Victoria, 9 de mayo.”Después de Stalingrado vinieron Kursk, el Dniéper y la liberación de Bielorrusia. Y en éstas la iniciativa pasó definitivamente al Ejército Rojo.

Vodpod videos no longer available.

more about “varios autores: La gran batalla del V…“, posted with vodpod

Editado el “informe secreto” de Nikita Khrushev al congreso del Partido Comunista Soviético de 1956

El texto, que denunciaba los crímenes de Stalin, inició un periodo de profundas reformas y tensiones políticas en el este de Europa.

Editorial Doble J recupera un documento clave de la historia contemporánea en su colección “Historias”: el texto completo (106 pp.) del discurso de Nikita Khrushev ante el XX Congreso del PCUS, con el título Informe Secreto al XX Congreso del PCUS: Pronunciado En Moscú el 25 de febrero de 1956, en sesión cerrada del XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética.

El discurso de Khruschev fue «secreto» en tanto que fue pronunciado en sesión cerrada del congreso y no formó parte de los informes y resoluciones oficiales emitidas por él. Sin embargo, sí se distribuyeron copias a las direcciones regionales del PCUS y a algunos gobiernos extranjeros. El texto completo se hizo público en marzo de 1956, pero sólo en Belgrado y Washington. Las revelaciones de Khrushchev y la esperanza de «desestalinización» crearon gran expectativa en Europa oriental, pero provocaron rechazo y revueltas callejeras en Georgia, tierra natal de Stalin y dieron lugar a tensiones entre las viejas y nuevas nomenclaturas de los partidos comunistas.

Mijail Romm, Lenin en Octubre, 1937. Subtítulos en español

Vodpod videos no longer available.

more about “Rebelion. Lenin en Octubre (1937)“, posted with vodpod

REPARTO: Boris Shchukin, Nikolai Okhlopkov, Vasili Vanin, Nikolai Svobodin

Este fue uno de los primeros films que Stalin supervisó más o menos personalmente tras la caída en desgracia del interventor Boris Shumiatski, que él mismo había designado para controlar la industria del cine. Fue también uno de los primeros films sonoros que representaban personajes históricos con actores profesionales, reescribiendo la historia reciente desde una perspectiva mitologizante y -en lo que al propio Stalin concernía- funcional para el culto a su propia personalidad. En ese sentido, “Lenin en octubre” es un ejemplo emblemático del Realismo socialista. En su momento fue muy elogiada la caracterización de Shchukin como Lenin, que había hecho el personaje en el teatro y volvió a interpretarlo en el cine en “Lenin en 1918”. Más información http://espina-roja.blogspot.com

Cine soviético independiente. Igor y Gleb Aleinikov

Los hermanos Igor y Gleb Aleinikov pertenecieron a la primera generación de cineastas independientes de la URSS, que abandonaron el estudio para fundar el “Cine Paralelo” Al igual que sus colegas occidentales, sus películas rechazan los parámetros “profesionales” y fueron excluídos de los circuitos oficiales y profesionales. Como ejemplo, “Las cruel enfermendad de los hombres”, 1987, reproducida gracias a Ubu Web

Vodpod videos no longer available.