Luis Miguel Rionda, Democracia, consenso y legitimidad: los déficits de la política

Durante décadas, la discusión mundial en torno a las alternativas de organización y representación sociales se centró en la tensión esencial entre dos polos político-conceptuales contrapuestos: la democracia liberal versus el socialismo planificador.

Setenta años de polaridad acostumbraron al analista de lo social a percibir los hechos políticos como necesariamente incrustados dentro de un esquema unilineal simplista, que impedía concebir la posibilidad de terceras opciones y reducía la riqueza y variedad de la organización política humana.

Esta situación ha ido cambiando radicalmente. La democracia se ha tornado en el foco de atención privilegiado en estos últimos años y el debate se revitaliza en esta época de profunda revisión de los esquemas políticos.

La discusión sobre la democracia promete generar opciones de participación social novedosas y permite alentar una visión optimista sobre el futuro político que se plantea ahora

Luis Miguel Rionda, Universidad de Guanajuato. Durante décadas, la discusión mundial en torno a las alternativas de organización y representación sociales se había centrado en la tensión esencial entre dos polos político-conceptuales contrapuestos: la democracia liberal versus el socialismo planificador.

Estas alternativas excluyentes se mostraban a sí mismas como resultado último y definitivo del desarrollo social humano.

Sus premisas se apuntalaban en dualidades contrapuestas fundamentales como “libertad” vs. “control”, “solidaridad” vs. “justicia”, “individuo” vs. “comunidad”, “valores inmediatos” vs. “valores últimos”, “leyes del mercado” vs. “planeación”, “moral privada” vs. “moral pública”, “estructura” vs. “proceso”, etcétera. Sigue leyendo

Anuncios