Los rockeros del Este resucitan en el aniversario de la caída del Muro

Gara. 4 de enero. Las bandas más legendarias del rock de la República Democrática Alemana (RDA), de los Puhdys a Renft, resucitaron con furia con la entrada de 2009, en coincidencia con el próximo 20 aniversario de la caída del Muro de Berlín y dispuestos a demostar que son tan incombustibles como los Rolling Stones. Dieter «Maschine» Birr, de 64 años y alma de los Pudhys, llenó hasta reventar el moderno pabellón 02World para celebrara ante unos 15.000 seguidores totalmente entregados el 40 aniversario de la que fue la banda más famosa de la RDA.

Los Pudhys, foto de archivo

Los Pudhys, foto de archivo

El grupo nació en noviembre de 1969, por lo que su cumpleaños real coincidirá con el de la caída del Muro, el 3 de noviembre de 1989. Sin embargo, los Puhdys convertirán todo 2009 en una fiesta continuada, que abrieron el primer día de enero con el concierto, y prolongarán con una gira por todo el país para presentar su álbum número treinta. El lugar elejido les venía como anillo al dedo: el 02World fue inaugurado hace unos meses ante la East Side Gallery, el tramo más largo del Muro que queda en pie, con 1,3 kilómetros plagados de grafiti, incluido el célebre «beso a tornillo» entre las mandamás de la RDA, Erich Honecker y el soviético Leonid Bresnevd. En el polivalente pabellón, que igual se utiliza para partidos de hockey sobre hielo que para conciertos rock o clásicos, ondeó alguna bandera de la RDA y el auditorio era una mezcla entre ciudadanos del antiguo territorio germano-oriental y nuevas generaciones.

Vodpod videos no longer available.

more about “Puhdys – Wenn ein Mensch lebt“, posted with vodpod

Vídeo: Puhdys Wenn ein Mensch lebt

Renft
Mientras la «Máquina» Birr desplegaba su rock algo jurásico, en una versión local del vigor de lo Stones y sin necesidad de pasar por el «lifting», en otro lugar de la ciudad tuvieron también su resurrección esta semana la banda Renft. Se trata de un grupo que, en sus tiempos, sí practicó el rock «antisistema», en versión germano-oriental, y que reapareció con motivo del 50 cumpleaños de su líder y fundador, Klaus Renft.

Renft en la  Stadtfest de Dresde, 16 de agosto de 2008

Renft en la Stadtfest de Dresde, 16 de agosto de 2008

El homenajeado, junto a su cantante Thomas «Monster» Schoppe, de 63 años, comparecieron en la carpa cervecera igualmente abarrotada en que instalaron su escenario junto a otros ex correligionarios de lucha, en este caso del oeste del país, «Ton Steine Scherben». La reaparición del grupo se había anunciado como una «cumbre subversiva», puesto que, tanto Renft como «Ton Steine Scherben» («Tono Piedras Añicos»), causaron en sus tiempos de furor en los ambientes de la izquierda.
El concierto, al que asistían unas 700 personas, culminó entre miles de velas encendidas, con mucha emoción y alguna lágrima nostálgica, mientras que el de los colegas subversivos fue levantado sin contemplaciones por la Policía, a requerimiento del vecindario quejoso por la explosión de decibelios de la banda.

Multitudinaria manifestación en Bilbao contra la dispersión de presos de ETA

Más de 37.000 personas convocadas por Exterat arropan a los presos vascos en las calles de Bilbao
Diario Gara, 4 de diciembre. Bilbao acogió ayer 3 de diciembre una de las manifestaciones más multitudinarias de los últimos años. Según el recuento realizado por GARA, más de 37.000 personas secundaron la movilización convocada por Etxerat en defensa de los derechos de los prisioneros políticos vascos, así como para exigir la inmediata liberación de los presos gravemente enfermos y de quienes siguen encarcelados pese a haber cumplido ya la condena impuesta por los tribunales españoles y franceses.
«Hoy, miles de personas hemos demostrado que queremos a nuestros familiares presos vivos y en casa. Que sus derechos se deben respetar y que conseguirlo está en la mano de todos. Está en la mano de todos nosotros exigir a los gobiernos español y francés que pongan fin a su política carcelaria. Y, de verdad, que lo vamos a conseguir», aseguró ayer el representante de la asociación Etxerat Polentzi Goikoetxea ante decenas de miles de personas.
Según el cálculo habitual de GARA, 37.345 personas pasaron por los puntos de recuento. No obstante, la cifra se incrementaría teniendo en cuenta que muchos participantes no siguieron estrictamente el itinerario fijado ya que por momentos se encontraba colapsado.
La asociación de familiares de los represaliados políticos vascos había recabado miles de apoyos y la adhesión de decenas de agentes políticos, sindicales y sociales del país. Ese respaldo se multiplicó en las calles de Bilbo, que acogieron una de las manifestaciones más multitudinarias celebradas en nuestro país de los últimos años.
La cabeza de la marcha -que se llevó a cabo bajo el lema «Heriotza zigorrik ez! Bizi arteko zigorrik ez! Eskubide guztien jabe, euskal presoak Euskal Herrira!»- tardó alrededor de hora y media en recorrer el trayecto entre Aita Donostia y el ayuntamiento. Otro dato que refleja la dimensión del acto es que hubo quienes tuvieron que esperar 45 minutos desde que arrancó la primera pancarta para poder incorporarse en la zona de La Casilla. Mientras tanto, la multitud avanzaba hacia el ayuntamiento para exigir el fin de la política carcelaria «vengativa y cruel» de los estados francés y español.
Los adornos navideños que engalanan el edificio consistorial dejaron de brillar cuando los allegados de los 764 prisioneros políticos vascos ocuparon las escalinatas alzando las fotografías de sus familiares. Momento en el que la bandera española colocada en el mástil oficial no obtuvo la ayuda del viento para ondear.
Ante las miles de personas que ocupaban todos los rincones, uno de los momentos más emotivos llegó cuando un representante de Etxerat envió un mensaje de solidaridad y apoyo para con el pueblo palestino. En ese momento, un exiliado palestino alzó en el escenario con una mano la bandera de su nación, mientras que con la otra realizaba el gesto de la victoria. Un gesto que recibió calurosos aplausos seguidos de continuos gritos de «Palestina aurrera!».

Contraviniendo su legislación
Los sones de la adarra y la txalaparta anunciaron el comienzo del acto político, acompañados de dos bertsolaris y una familiar que, portando una fotografía que recordaba a los exiliados políticos, entonó un irrintzi que retumbó a ambos lados de la ría, forzando nuevos irrintzis entre salvas de aplausos.
La primera en tomar la palabra fue José Campos, compañera de Bautista Barandalla, el vecino de Etxarri-Aranatz que se encuentra gravemente enfermo. Campos denunció que son trece los presos políticos gravemente enfermos que siguen encarcelados, contraviniendo así la propia legislación española y francesa o las referencias que se tienen en cuenta en cualquier conflicto político en el mundo.
Trece ciudadanos vascos que, según denunció, son la muestra de que la cárcel es una fuente continua de enfermedades y de la «crueldad» de la política penitenciaria de ambos estados.

«No vamos a admitirlo»
Otra integrante de Etxerat, Jone Artola, hermana del preso político vizcaino Joseba Artola, trajo a colación la nueva situación que el Gobierno español forzó de la mano del Tribunal Supremo con la implantación de la doctrina que fuerza a los vascos a una condena de cadena perpetua. Recordó que ya se elevan a 28 los presos políticos vascos que permanecen encarcelados pese a haber cumplido de forma íntegra la condena impuesta por los tribunales españoles. Y que otros 170 ya han cumplido las tres cuartas partes de la pena, por lo que, según la legislación española, deberían ser liberados.
En ese contexto, Artola conminó al Gobierno español y a «los agentes y partidos que lo apoyan, empezando desde Euskal Herria, que digan claro que quieren la pena de muerte y que lo apoyan». «Pero que sepan que no vamos a admitirlo y que seguiremos luchando hasta repatriarlos, aunque sea una lucha de por vida», añadió.
El tercer representante de la asociación de familiares en tomar la palabra fue Polentzi Goikoetxea, quien recordó la reciente «amenaza» hecha desde Madrid en estos momentos, cuando hay más prisioneros políticos vascos que nunca.
«Quieren aniquilar a nuestros familiares, quieren que se pudran en las cárceles y quieren que nosotros, los familiares, nos topemos con la muerte en la carretera», denunció con dureza en referencia a las últimas afirmaciones del ministro español de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, defendiendo la política de dispersión como una «cuestión de Estado». No obstante, Goikoetxea reiteró «que no van a conseguir que nos desesperemos» y que, a pesar de que intenten silenciar y ocultar las reivindicaciones en pro de los derechos de los presos vascos, serán miles y miles las personas que seguirán trabajando en ello.
Por último, el representante de Etxerat emplazó a todas las personas congregadas a seguir sumando compromisos para defender esos derechos.
El acto finalizó con una canción muy conocida. El que fuera integrante del grupo Etzakit Xabier Solano, guitarra en mano, cantó en formato acústico la exigencia de la repatriación de los prisioneros políticos vascos: «Herriko seme-alabak,/ herritik urrun daudenak,/ nahi ditugu elkarrekin,/ gurekin, denak./ Zuk barrutik, nik kanpotik tira,/ herria itzaltzen ari da,/ lehen bait lehen ekarri behar dira,/ presoak Euskal Herria (…)».

Las voces de la resistencia siguen cantando

Fuertes voces por la paz nos han dejado este año, gente que utilizó su arte para el cambio social, y que a menudo debió pagar un alto costo personal.

Amy Goodman, Democracy Now! (Trad. de Mercedes Camps) Odetta fue una legendaria cantante de folk del movimiento de derechos civiles. Considerada la “Reina de la Música Folk Estadounidense”, dio a conocer la música folk, el blues y el gospel afro-estadounidenses a las audiencias de todo el mundo. Su cumpleaños era el día de fin de año. Este año hubiera cumplido 78. Cuando se le preguntó a Rosa Parks qué canciones tenían mayor significado para ella, respondió “Todas las canciones que canta Odetta”.
Odetta cantó “Oh, Libertad”, una canción espiritual afro-estadounidense de los esclavos, en la Marcha de Washington en 1963. En sus comienzos, sucitó el interés de Harry Belafonte y Pete Seeger. Su voz, su talento con la guitarra y el estilo natural en el que llevaba su cabello – que luego se denominaría estilo “afro”- la hacen un ícono del movimiento de los derechos civiles. Dijo en una entrevista en 2003:

“Cuando recién comencé, cantaba estas canciones de prisión…llegó un momento en que hacer música me curaba…era música de quienes estuvieron antes que yo. La música les dio fuerza, y la música nos dio la fuerza para continuar”.

Inspiró a Bernice Johnson Reagon, miembro fundadora de los Cantantes de la Libertad del Comité de Coordinación Estudiantil de la No Violencia (SNCC, por sus siglas en inglés). Había sido suspendida de la universidad en Albany, Georgia, por haber participado en protestas por los derechos civiles, luego fue a la Universidad Spelman, donde el historiador Howard Zinn y su esposa, Roz, la llevaron a conciertos de música folk de Joan Baez y Odetta. Reagon recuerda la primera vez que escuchó a Odetta:
“En Georgia, donde crecí en el campo, las carreteras eran construidas por prisioneros encadenados. Conocía el sonido, porque los hombres cantaban mientras trabajaban. Pero nunca pensé que lo escucharía en el escenario de un concierto…cuando cantó canciones de prisión o canciones de trabajo…Era justo lo que necesitaba para comenzar mi vida como luchadora por la libertad y como Cantante de la Libertad”.
Más tarde Reagon fundó el grupo a capella de mujeres Sweet Honey in the Rock.
Otra gran cantante de la liberación que perdimos este año fue Miriam Makeba de Sudáfrica, conocida como “Mama Afrika”. Cantó en contra del apartheid, luego pasó décadas en el exilio. Belafonte también la ayudó a lograr reconocimiento. En 1968, se casó con el líder del SNCC, que luego se convirtió en Pantera Negra, Stokely Carmichael, por lo que estuvo en la lista negra de Estados Unidos hasta la década del 80. Inmediatamente después de su muerte, le pregunté al Premio Nobel de la Paz Desmond Tutu acerca de Makeba. El arzobispo sudafricano sonrió: “Su canto, su voz, ayudó a muchas personas a conocer un poco más sobre el despiadado sistema de apartheid. Fue un estupendo ser humano, una gran pérdida para nosotros y para África”.
La cantante y actriz Eartha Kitt también fue incluida en la lista negra en 1968. Kitt murió a los 81 años esta Navidad. En 1968, fue invitada a un almuerzo de celebridades en la Casa Blanca por Lady Bird Johnson, quién le preguntó a Kitt sobre la pobreza urbana. Kitt respondió: “Ustedes envían a lo mejor de este país a morir o a quedar lisiados. Se rebelan en las calles. No quieren ir a la escuela porque van a ser arrebatados de sus madres para morir en Vietnam”. Dicen que la primera dama rompió en llanto. Durante los años siguientes, Kitt actuó solamente en el exterior y fue investigada por el FBI y la CIA.
Las voces de estas mujeres, que surgieron en el Sur Profundo y en Sudáfrica, cantaban tanto desde las salas de concierto como desde las manifestaciones. Otra voz que acabamos de perder cantaba desde la letra escrita. Harold Pinter murió en Nochebuena en Londres. A pesar de que estaba muy enfermo para viajar a Estocolmo para recibir su Premio Nobel de Literatura en 2005, envío un mensaje filmado: “A la mayoría de los políticos…no les interesa la verdad, sino el poder. …Para mantener ese poder es esencial que la gente permanezca en la ignorancia…Lo que nos rodea entonces es una vasta red de mentiras”. Pinter se refería a la política de Estados Unidos de Guantánamo a Irak.
Mientras estos íconos descansan, sus voces continúan inspirando a millones. Barack Obama pronto tomará las riendas de la nación más poderosa de la Tierra, con promesas de cambio. Pero ahora se necesitarán las acciones de esos millones, que tengan en cuenta estos ecos del pasado y los transformen en sus propias voces, para lograr un cambio real.

Siete días de guerra en Gaza

Continúan las protestas en todo el mundo ante el ataque a Gaza. Vídeo de Imran Khan. Al Jazeera

manipalest1

Manifestación de palestinos en Sakhnin, Israel. AFP

Ayer tuvieron lugar multitudinarias manifestaciones en Londres y Sakhnin, en el norte de Israel.
Al Jazeera informa también de manifestaciones en Kabul, Srinagar (Cachemira) Líbano y Turquía.
En Ramala, manifestantes que exigían unidad a la Autoridad Nacional Palestina acabaron enfrentándose a la policía israelí. En la propia Israel, 150.000 palestinos nacionalizados se manifestaron en la ciudad norteña de Sakhnin encabezados por su alcalde Mazem Ghanaim, para exigir el cese de los ataques con el eslogan “Gaza no se rinde ante los tanques y los bulldozers”.
Ghanaim denunció que “las fuerzas de ocupación israelíes cometen crímenes en Gaza ante los ojos de la comunidad internacional. Exigimos el cese inmediato de la ofensiva”, mientras que al mismo tiempo pedía a Hamás el cese del lanzamiento de cohetes. En la manifestación de Sakhnin también se oyeron voces contra el presidente egipcio Hosni Mubarak, acusado de “cobarde” y de “colaborar con los americanos”.

“Israel asesino” era el lema de la manifestación de estudiantes que tuvo lugar ante la sede de las Naciones Unidas en Beirut. El mismo lema llevaba la manifestación de Ankara, donde el ataque ha llevado al gobierno turco a suspender su labor de mediación entre Israel y Siria.
En Europa, la mayor manifestación ha tenido lugar en Londres, convocada por la Stop War Coalition y encabezada por la cantante Annie Lennox, la activista Bianca Jagger y el ex-alcalde de la capital Ken Livingstone. Los manifestantes se dirigieron a Downing street donde lanzaron zapatos viejos a la residencia del primer ministro Gordon Brown.

Zapatos en Londres contra Gordon Brown [AFP]

Zapatos en Londres contra Gordon Brown. AFP

Asimismo el escritor Alexei Sayle exigió la retirada del embajador británico en Tel Aviv, la suspensión de los acuerdos comerciales entre Europa e Israel y el boicot a sus productos y flujos de capitales. Otras protestas tuvieron lugar ante la embajada egipcia, pidiendo al país árabe que abriese su frontera con Gaza para permitir la salida de refugiados. También se registraron movilizaciones en Manchester y Glasgow.
Hoy 4 de enero de 2008, ha salido para la zona el ministro de exteriores de la República Checa, Karel Schwarzenberg, para entrevistarse con los gobiernos de Egipto, Israel, Palestina y Jordania. En un comunicado difundido en el aeropuerto de Praga, la presidencia de turno europea ha pedido que se facilite la llegada de ayuda humanitaria a Gaza y un alto el fuego inmediato.

Vodpod videos no longer available.