La Fundación Cultura de Paz lanza el manifiesto “En tiempos de crisis, soluciones para la gente”

Encomiable la extraordinaria actividad desplegada por la Fundación Cultura de Paz, presidida por el ex-director general de la UNESCO Federico Mayor Zaragoza, siempre activa en favor de la justicia social. La fundación ha publicado el manifiesto En tiempos de crisis, soluciones para la gente, para el cual solicita adhesiones. El texto viene firmado por Federico Mayor Zaragoza y Ana Barrero Tiscar, de la Fundación Cultura de Paz, José Antonio Pérez de ATTAC, María Novo, Titular de la Cátedra UNESCO de Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible de la UNED, Enrique del Río, Presidente de PROEMPLEO, Juan Ramón Galán, de la Fundación Valores, la profesora de la Universidad de Sevilla Dolores Limón Domínguez. A la iniciativa ya se han sumado intelectuales, activistas y trabajadores de toda condición.

El texto señala que “en las condiciones de la economía globalizada actual, la grave crisis que estamos viviendo muestra la inviabilidad del modelo neoliberal basado en el crecimiento indefinido (sin respeto a los límites de la Naturaleza), la desregulación de los mercados y el mantenimiento de vergonzosos paraísos fiscales” y propone una reporganización radical de la economía en consonancia con las realidad de los ciudadadanos de a pié: “si, en otro momento histórico, la conquista de nuestras sociedades fue conseguir la democracia política (derecho al voto), entendemos que, en las condiciones actuales, ésta debería extenderse a una democracia económica.” El texto completo y el formulario de adhesión están disponible en la página web de la Fundación Cultura de Paz.

Es necesario un gran clamor popular para que los gobernantes y las instituciones mundiales adopten con urgencia medidas para poner en práctica los Objetivos del Milenio y contrarrestar los gravísimos desgarros que en el tejido social está produciendo una economía guiada por las leyes del mercado en lugar de hacerlo por las principios democráticos universales: justicia, libertad, igualdad y solidaridad. A la “verdad incómoda” que representa el deterioro del medio ambiente debemos añadir de forma apremiante la “verdad más incómoda todavía”: la gente. Cómo viven la mayor parte de los habitantes de la tierra.
¡Mientras diariamente se invierten en armas 3.000 millones de dólares, 60.000 personas mueren de hambre!
¡Tenemos que ponernos todos en pie de paz! Ha llegado el momento de facilitar la transición desde la fuerza a la palabra, desde una cultura de imposición y violencia a una cultura de diálogo, alianza, mutuo conocimiento, paz.
¡Otro mundo es posible!
Federico Mayor Zaragoza

Entrevista de Cirilo Vila y Andreas Bodenhöfer a Luigi Nono, julio-diciembre 1971

En el contexto del Chile de Allende, el compositor Luigi Nono conversa con Cirilo Vila y Andreas Bodenhöfer sobre la relación entre música, historia, política y sociedad. La entrevista fue publicada en la Revista Musical Chilena, Nº 115/116

Dado el momento histórico de transición que vive actualmente Chile, ¿cómo ves la función del artista en general y la función del compositor en especial?

Pienso que en todo el mundo, y no solamente en Chile, estamos en una época de transición. Esta transición implica una dialéctica entre dos momentos fundamentales: el momento destructivo y el momento constructivo. Estos momentos se manifiestan en un plano estructural socio-económico y en consecuencia en un plano superestructural. Todo esto no en un sentido unilateral y mecánico, sino con un carácter de reciprocidad. La estructura y la superestructura se van a determinar, a impulsar en un sentido dialéctico.

Por eso es muy importante analizar históricamente la función de la cultura, en su sentido más amplio, y de la tradición, por la necesidad de superar este momento en la construcción de una nueva sociedad socialista. Aquí es fundamental reconocer que puede haber un peligro de esquematismo muy fuerte, pensar que porque se está construyendo el socialismo o se vive en un país socialista, todos los elementos de la función burguesa de la cultura han sido destruidos. Pienso que aquí es problema esencial el de la transformación, no sólo del Estado, sino también del individuo. Esta es una lucha permanente, porque aun después de la construcción del socialismo la lucha de clases va a continuar. Y esta lucha en su sentido práctico implica una verdadera revolución cultural, que exige de cada uno de nosotros, en relación con el trabajo, con la vida práctica, con la nueva realidad y con la nueva clase que debe tomar el poder, un control, un análisis, una crítica continua del nexo entre la creación cultural y la nueva sociedad. Porque sucede con frecuencia que incluso después de una revolución socialista, la influencia burguesa en la cultura gana terreno.

Sigue leyendo

Gary Fields, Ex-Communicated: Enclosure Landscapes in Palestine

Gary Fields, Ex-Communicated: Enclosure Landscapes in Palestine cuenta la historia de la ocupación israelí de Palestina empleando el género del paisaje y la perspectiva de la lente. En su serie de fotografías, Gary Fields, catedrático de comunicación de la Universidad de California-San Diego, nos lleva tras los muros, las cancelas y las vallas de esta geografía deliberadamente fragmentada, para contar la vida en Palestina, enjaulada en un espacio cada vez más reducido. Fields muestra el empleo del paisaje como instrumento de las fuerzas de ocupación para controlar y desposeer a la población.

Vodpod videos no longer available.

more about “Gary Fields, Ex-Communicated: Enclosu…“, posted with vodpod

Nayef Hawatmeh: La visión sionista impide una lectura certera de la Historia y de “sus desastres”

El Secretario General del Frente Democrático para la Liberación de Palestina, Nayef Hawatmeh, reflexiona sobre la relación entre sionismo, holocausto y colonialismo en este artículo de 2005 que recuperamos ahora por su interés.

Hace unos sesenta años, la Segunda Guerra Mundial concluyó con la rendición de la Alemania Nazi primero y, unos meses más tarde, de Japón. Durante todos estos años, los sionistas estuvieron acumulando numerosas “victorias” al compás de la celebración del aniversario del “Holocausto”, llegando a establecer su estado y a ampliarlo a expensas de los derechos del pueblo palestino a su suelo patrio, a la existencia y a la vida.
Sesenta años de matanzas y desastres cometidos por Tel Aviv en detrimento de los derechos del pueblo palestino y aún así, Israel y el Sionismo Mundial, son capaces de aprovechar hasta la saciedad “los dolores del holocausto” en aras de encubrir sus posteriores prácticas criminales.
Los sionistas repiten usualmente que mediante la creación de “generaciones de aguerridos combatientes israelíes” se ha erigido “un Israel fuerte y respetado” con vista a evitar la repetición del “desastre” (cuando fueron conducidos como corderos a los mataderos y hornos de gas en la Alemania Hitleriana).
No es de extrañar entonces que el discurso israelo-sionista siempre se remonte a lo que aconteció hace unos sesenta años para justificar todo lo que ocurre después. ¿Acaso hace sesenta años llegó a su fin un capítulo de la historia con el desmoronamiento moral de la Europa Colonialista y de toda la humanidad y comenzó otra etapa basada en la justificación constante de las acciones de los guerreros israelíes que pisotean todas las normas morales, éticas, derechos y principios de la legalidad internacional? Sigue leyendo